28/05/2021

Opinión

Las razones por las que nosotros somos los buenos y ellos los malos

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Las razones por las que nosotros somos los buenos y ellos los malos | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Las razones por las que nosotros somos los buenos y ellos los malos

Nosotros, los buenos, tiramos piedras de aquí para allá. Los malos son ellos, ¿no ve?, cascotean de allá para aquí. ¡Ah!, usted quiere saber quiénes somos nosotros y quiénes son ellos. Observe, detrás de aquellas ideas estúpidas están ellos. Parapetados en la verdad, nosotros. Fácil.

¿Por qué nosotros tenemos la verdad y no ellos? Primero, han leído libros equivocados, fueron a las escuelas que no debían, tuvieron malas yuntas, estuvieron pésimamente asesorados y no los ayudaron los amigos: todos pensaban como ellos. Ya lo decía el cura Castellani: “Nosotros somos los buenos // nosotros, ni más ni menos // los otros son unos potros // comparados con nosotros”. Clarito como el agua

Aunque tenemos la razón, ellos cada vez son más y nosotros menos. Tenemos varios heridos, a algunos se les cansaron los brazos de tanto romper baldosas para hacer proyectiles y se volvieron a la casa. Otros están desilusionados porque no ven resultados y unos cuantos seguimos aquí, reculando, pero con dignidad.

De todas maneras, la victoria es nuestra, no tenga dudas. Nos aferramos al dicho: “Cuando más oscura es la noche, más cerca está la madrugada”. Como todos saben, la verdad siempre triunfa, el bien se impone sobre el mal, la justicia es ciega y la equidad coso.

A los de la vereda del frente les diría: abandonen la lucha, si se vienen con nosotros no les haremos burla, fracasar no es morir, ¡vamos!, dense cuenta, no nos van a hacer desistir, tenemos callos del lado de adentro de la cabeza, de tanto pensar igual. Si dicen: “Tenían razón, nos equivocamos”, los dejaremos vivir tranquilos. Seremos magnánimos en el triunfo, como fuimos perseverantes en la lucha. ¡Entréguense, malditos!

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: