05/06/2021

Opinión

Ideas que a uno se le van ocurriendo mientras piensa en otra cosa

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Ideas que a uno se le van ocurriendo mientras piensa en otra cosa | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Ideas que a uno se le van ocurriendo mientras piensa en otra cosa

 Por ahí se me ocurren ideas para estas notitas y las voy dejando de lado porque no dan para mucho. Pero quedan en la cabeza. Las comparto, quizás usted también las pensó alguna vez.

Los paquetes de cigarrillos traen unos mensajes terroríficos de lo que sucederá a quienes abusan del vicio. Un pucho de vez en cuando es tolerable, pero dos o tres atados diarios son mortales. Pregunto: ¿Por qué no ponen los mismos cartelitos en las botellas de vino, ya que tomar en exceso es más peligroso? Después de todo, intoxicado con Marlboro nadie mató a un vecino.

Para brindar, con levantar el vaso y mirar a los otros a los ojos, suficiente. ¿Para qué andar chocando los vidrios, uno por uno? Nos hemos acostumbrado tanto a los simbolismos vacíos como el famoso minuto de silencio, que creemos tener la obligación de salir de gira por las mesas familiares de Año Nuevo, a tintinear copas. Es de un mal gusto hórrido.

Hay católicos que en vez de arrodillarse frente al altar como mandaban las reglas de antes, se paran, inclinan la cabeza un poco y listo. Otros hacen una especie de amague de ponerse de rodillas para persignarse. ¡Hombre!, Diosito lo está viendo siempre, a Él no lo va a joder. O pone la rodilla en tierra o ni lo salude, chau.

Va a borrar una imagen del telefonito, le da a la tecla que dice “Eliminar foto”. El aparato le pregunta “¿Está seguro?”, Sí. Le vuelve a preguntar: “¿Segurísimo?, mire que después no hay reclamo”. De vuelta sí. “Pero, ¿en serio la va a borrar?”. Sí papito, me tienes harto.

Entiendo todas las modas: pantalón largo, corto, ajustado, holgado, sobrio, colorinche, pata de elefante, bombilla, bolsillo grande, chico, sin bolsillo, en fin. Pero, diga que no es cierto que están de moda y son más caros los pantalones rotos, porque me parece el colmo de la estupidez y la tilinguería. En serio, ¿quién paga de más para parecer un indigente?

Debajo de esta nota, si tiene un asuntito raro dándole vueltas, sáquese el gusto y escríbalo, así también se ríen de usted y no solamente de mí.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: