02/07/2021

Culturas

La evocación de autores recrea la mente de los lectores

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
La evocación de autores recrea la mente de los lectores | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Colección -casi- completa del iniciático Monteiro Lobato

Es un olvidado y antiguo club, el de los lectores independientes, de gente corriendo de un libro a otro, sin interesarle qué dirá del resto de la biblioteca. Puede pasar en cuestión de segundos, sin complejos ni falsas contradicciones, de Jorge Luis Borges a Leonardo Castellani, que no se querían en vida y admirarlos por igual.

Hay abogados que todos los días leen cientos de expedientes, periodistas atiborrados de informes o estudiantes repasando manuales, descifrando fotocopias. Es lectura por trabajo, por necesidad, para procurarse el pan. Útil y quizás con artículos bellamente presentados.

Pero los miembros del club, leen porque sí nomás. Van de un lado al otro de sus preferencias, recorriendo mundos tras mundos universales, imperfectos, soñados, entrevistos, sin el peso de memorizar paisajes recorridos ni analizar sus palabras.

Los libros jamás abandonan sus espacios, salvo cuando son traídos en la evocación de autores, que abrirán la mente de quienes los leen, al mundo del vecino de estante, con la consabida cita al pie o la mención de su nombre en el cuerpo principal del escrito.

Castellani acusaba a Borges de no saber teología y parece que a Borges no le gustaba el cura. Mi humilde biblioteca de nacionalista católico, sin embargo, da cabida a ambos y también al oportunista Ernesto Sábato que acomodó sus ideas a quienes cortaban el queso, militares o civiles, a Bernardo Canal Feijóo, a Gaspar Risco Fernández, que abominaba del nacionalismo, pero en latín, lengua que dominaba, a Alfonso Nassif y a tantos otros, que siguen su porfía entre amarillentas páginas.

Vayan mis saludos a los otros miembros del club. No necesitamos que sea el día del libro para tener uno en la mano y oler el perfume a nuevo o a viejo, con que adornamos el corazón, iluminamos nuestra mente, hacemos brillar el entendimiento. O lo intentamos.

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: