14/09/2021

Opinión

Los libros y diccionarios, testigos de un maravilloso tiempo pasado

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Los libros y diccionarios, testigos de un maravilloso tiempo pasado | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Los libros y diccionarios, testigos de un maravilloso tiempo pasado

A veces siento un poco de culpa por agarrar el diccionario de dudas e incorrecciones del idioma de Fernando Corripio. Primero porque me da rabia haber cometido y seguir cometiendo errores tontos. Si pusiera un poco de atención seguro que hablaría y escribiría mejor, o por lo menos de forma pasable. Abro al azar y leo que "Císter" es incorrecto, lo correcto es "Cister" y yo hubiera apostado a cualquiera que esta palabra se escribe con tilde. Más adelante leo "kyrie, kyrieeleyson": creía que se escribía así, y no. Es kirie nomás, con "i" latina.

En alguna etapa del hombre sobre la Tierra, hubo en cada casa un diccionario para sacarse la duda sobre palabras desconocidas oídas en la calle. Fue el tiempo maravilloso de los libros, de Juan Gutenberg hasta los modernos medios de comunicación. Ese tiempo, aunque no nos demos cuenta, no nos guste o no lo admitamos, se terminó para siempre.

Quienes aprendimos a leer con sistemas antiguos (“la ´m´ con la ´a´ ma”) , tenemos una habilidad que el mundo moderno o no tiene en cuenta o directamente desprecia. Somos hábiles en un arte tan antiguo como el trenzado del cuero o el dueño de una fábrica de sulkys. Para qué, oiga.

Criados en la antigua forma de ser del mundo, razonado por los libros y no por los comentaristas de la tele de las 11 de la noche, no vamos a abandonar la vieja costumbre de acudir al diccionario como primera medida, para sacarnos las dudas. Ni dejaremos de repasar el Martín Fierro de cuando en cuando, el Quijote, algún verso de Antonio Machado o Jorge Wáshington Ábalos, entre tantos muchos.

O aunque más no sea leeremos los volantes que tiran en las veredas algunos políticos o los prospectos de los remedios. Pero de corrido y no deletreando como las modernas generaciones. Analfabetos deletreando los carteles indicadores de las calles.

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: