15/09/2021

Opinión

Las afganas podrán ir a la universidad, pero separadas de los hombres

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Las afganas podrán ir a la universidad, pero separadas de los hombres | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Las afganas podrán ir a la universidad, pero separadas de los hombres

El islam, separa las mujeres de los hombres en escuelas y universidades en Afganistán. Según ha anunciado el ministro de Educación Superior de ese país, Abdul Baqi Haqqan, se permitirá que estudien, pero no junto a los hombres, faltaba más. Además, se revisarán las materias a impartir, porque no tienen el mismo derecho que ellos a saber sobre ciertos temas.Todo un avance, amigos, cuando los talibanes estuvieron entre 1996 y el 2001, ni siquiera las dejaban ir a la escuela, menos a la universidad.

Las clases serán impartidas solamente por mujeres, pero cuando deban ser hombres, enseñarán desde detrás de una cortina o por internet. ¿Y si no hay suficientes mujeres para duplicar los profesores de las universidades? Ya hallarán una solución, han dicho y esperamos creerles. Eso sí, para ir a clases, las mujeres podrán usar hiyab, que es ese pañuelo que les cubre todo el pelo y el cuello y les deja libre la cara. Si lo comparamos con el burka, todo un adelanto, amigo.

El gobierno títere anterior, puesto por los Estados Unidos, tenía un ministerio de Asuntos para la Mujer, ha sido reemplazado por el ministerio del Vicio y la Virtud. ¿No son fantásticos estos muchachos? Ya existió algo así durante el gobierno talibán anterior, sus funcionarios se encargaban de castigar a las mujeres por vestirse de forma “inmodesta” o porque salían a la calle sin la compañía de un tutor masculino.

El mundo tomó una peligrosa curva hacia una ideología que hoy admite, entre otras aberraciones, la lapidación de mujeres por el solo hecho de querer casarse con alguien que no ha sido elegido por sus mayores. Si desobedecen, sus padres y hermanos varones encabezan el festival de lanzamiento de piedras.

¿Debemos escandalizarnos por lo que sucede en Afganistán o quedarnos tranquilos pues, al fin y al cabo, es un país lejano, detrás de unas montañas inaccesibles? Cuando oigo que, en Cataluña, España, el islam es una religión optativa, que en algunas universidades españoles de filosofía dejaron de enseñar a santo Tomás de Aquino, que la mitad de los 850.000 marselleses son musulmanes, igual que el alcalde de Londres, pienso en mi hija, en mis sobrinas, en millones de mujeres que en poco tiempo podrían estar siendo sometidas a las inicuas leyes del Corán, lapidadas por orden de un barbudo sólo porque se pusieron pantalón, se pintaron los labios o salieron solas a comprar lechuga.

Me agarra chucho.

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: