28/09/2021

Opinión

El cuento de la baldosa floja, el país, el policía y el comisario

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
El cuento de la baldosa floja, el país, el policía y el comisario | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

El cuento de la baldosa floja, el país, el policía y el comisario

Es un cuento viejo, tal vez usted lo ha oído varias veces, sin embargo, cabe narrarlo otra vez, primero por si hay alguien que no lo sabe o lo ha olvidado y segundo porque quizás pueda ser aplicable en los tiempos que corren.

Un hombre camina por una calle cualquiera, de repente pisa una baldosa floja y exclama en voz alta, ofuscado: “Pero, qué país de m*erda”. Lo oye un policía, se le acerca y le pregunta: “¿Cómo ha dicho, señor?”. El otro más enojado todavía, le responde, casi mordiendo cada sílaba: “He dicho que este es un país de m*erda, no se puede caminar tranquilamente por la calle sin pisar una baldosa floja”.

El agente de policía saca sus esposas, las coloca al tipo y lo lleva a la comisaría. Lo presenta ante el jefe: “Traigo preso a este señor, porque pisó una baldosa floja y se le manchó un poco la media ha tenido una expresión injuriosa en contra de nuestra nacionalidad, ha calificado al país como de m*erda, perdonando la palabra”.

Cuando quedan solos, el jefe lo interroga: “¿Nombre?”, “Fulano de Tal”, “¿edad?”, “56 años”,”¿profesión?”, “abogado”, “¿a qué se dedica?”, “soy diputado nacional”. El comisario cambia la cara: “Disculpe usted, esto ha sido fruto de una lamentable confusión, faltaba más, mil perdones”. Llama a un colaborador: “Subcomisario, vaya y meta preso al agente que trajo a este señor, ¡cómo va a confundir a un ciudadano común con todo un diputado nacional”.

Se da vuelta, mira con una sonrisa al hombre de la baldosa floja, le ofrece un patrullero para llevarlo adonde quiera y reitera sus disculpas. El otro le da las gracias y le pide un pequeño y último favor: “¿Podría ver al agente que me trajo preso?”. El comisario ordena: “Llévenlo a la celda a que vea al agente”.El tipo llega, lo encara, lo mira fijo a los ojos y le dice: "¿Ha visto que tenía razón?"

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: