18/10/2021

Opinión

En el barrio 8 de Abril hay más gomeros que cristianos

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24)
En el barrio 8 de Abril hay más gomeros que cristianos | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

En el barrio 8 de Abril hay más gomeros que cristianos

En unas pocas cuadras de la calle Francisco Viano, se levanta la que quizás sea la más grande concentración de gomerías por metro cuadrado de Santiago del Estero, por eso el dicho popular sostiene que en el barrio 8 de Abril hay más gomeros que cristianos. Junto con La Católica, es una de las barriadas más populares de la ciudad y quizás de la provincia.

Su nombre no recuerda ninguna fecha patria o provinciana, sólo hace mención a la fecha de su inauguración, el 8 de abril de 1959. Sus casas, originariamente eran muy parecidas a las que entregaba el gobierno en todas partes, pero sus calles, quizás porque fue un barrio diseñado por arquitectos, salen al sesgo de la avenida Francisco Viano, columna vertebral y canal de comunicación con el centro de la ciudad. En el medio tiene varias cortadas, puestas como al tuntún, para confundir a quienes no lo conocen, otra jugada de los arquitectos para justificar el sueldo.

Se dice que para ese lado de la ciudad estaba el potrero de los Taboada, sobrinos de Juan Felipe Ibarra que, gracias a su amistad con Bartolomé Mitre, acaudillaron la provincia durante cerca de 20 años. Casualidad o no, el portal del barrio, en la esquina en que termina la calle Roca al toparse con la 3 de Febrero, es el club atlético Mitre y su casaca es a rayas verticales amarillas y negras. Son entonces los “aurinegros” o “auri”. Su clásico rival es Central Córdoba, los “ferroviarios” o “ferro”, que cumplió cien años en el 2019, con casaca también a rayas verticales, pero negras y blancas. Mitre es anterior, pues fue fundado en 1907.

En un tiempo el 8 de abril limitaba al naciente con el Río Dulce, pero luego en ese medio que quedaba se instaló el barrio La Católica —con la avenida 222 oficiando de biombo divisor— que debe su nombre a que en sus principios fue un asentamiento a orillas de la Universidad Católica de Santiago del Estero, hoy es todo un barrio, hecho y derecho. Hubo años en que el río inundó este sector, ahora una moderna costanera pasa más allá de La Católica, protegiéndolo de futuras crecidas.

Si el chipaco —parecido al bollo tucumano, pero con tropezones de chicharrón entero— no nació aquí, entonces le erró por cerca. Hasta hace poco el de Choncha era el mejor del universo. Entre sus máximos próceres figuran Maño Luna, la Mama Chili y un bonaerense adoptado por el barrio, Alfredo Ábalos y varios amigos personales. Además de los míticos futbolistas que engalanan la historia del club Mitre, pero nombrarlos sería largo y tedioso.

A veces uno rompe el pacto implícito que ha ido firmando con los lectores, para referirse a cuestiones tan entrañables como un sector de la ciudad en el que forjó amigos imperecederos. Si no le gusta, mañana podríamos encarar algún asunto más grave, hoy es lunes, comencemos tranquilos la semana.

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: