23/03/2022

Opinión

GUERRA

Para qué lado hinchar en los grandes asuntos mundiales

Por Juan Manuel Aragón (Especial para El Diario 24)

¿Cómo hacer para darse cuenta de lo que es correcto cuando se leen las noticias en los diarios, en la televisión o en internet?, es decir, ¿de qué lado hay que estar en las distintas disyuntivas a que somos sometidos y con las que somos interpelados todos los días? Hay una receta fácil, casi nunca falla, es sólo cuestión de prestar atención.

Ahí está el caso de Rusia invadiendo Ucrania. Toda la prensa, al menos la que se consume en la Argentina, con muy escasas y casi nulas excepciones, nos llevan a ponernos a favor de Ucrania y en contra de los rusos. Se muestra a Vladimir Putin casi como un monstruo, un desquiciado, un débil mental, alguien necesitado de urgente ayuda psicológica. Un ser despreciable.

Desde el principio de la guerra de Ucrania se nos preparó para un desistimiento de los débiles, mal armados y llorones soldados rusos, que en cualquier momento pasarán de este lado, se arrepentirán de haber nacido en su país y escupirán su tierra, su bandera, sus símbolos, sus parientes, su casa y hasta su madre si se la ponen al frente.

Los pobrecitos ucranianos son parte de un pueblo que jamás hizo a sus vecinos nada malo. Un pan de Dios esa gente, che. Estaban tranquilos, sin molestar a nadie, sin tirar bombas contra la población y de repente vienen estos perversos rusos y se los quieren llevar por delante. Los rusos, con el malvado Putin a la cabeza, un día se despertaron con ganas de invadirlos y al día siguiente estaban cruzando las fronteras. Pero, qué barbaridad.

Bueno, para empezar, eso que dicen, que Putin es un desquiciado es lo mismo que afirmaron de todos los enemigos que tuvieron los norteamericanos. No solamente lo mostraron como un demente y loco mental a Adolfo Hitler, sino a todos sus enemigos, incluidos los jefes norcoreanos, vietnamitas, sirios, libaneses, iraquíes, afganos, venezolanos o dondequiera que tienen alguien que les hace frente. Ya llegarán los norteamericanos a salvarlos de la maldad de un líder loco de remate.

No han de ser tan llorones los rusos si, por lo poco que sabemos de la guerra, hasta el momento la van ganando por 10 a 0. Ah, usted dice que tienen más armas y más soldados que los pobres y buenos ucranianos. Igual, los otros los están pasando por encima y les tiran con lo que tienen.

Habría que revisar bien por qué Rusia empezó esta invasión, además. Y averiguar si fue Rusia el que comenzó o fueron los ucranianos. Y cómo fue que pasó todo, ¿no?, porque nos han hecho como esos canales de televisión que muestran a dos boxeadores dándose en el ring y no conocemos a ninguno, pero como los comentaristas son mejicanos, nos hacen tomar partido por el de su país. Al que después le pegan una paliza de Padre y Señor Nuestro.

Por eso, si me preguntan de qué lado hay que estar, no solamente con el asunto de Ucrania sino con cualquier otra noticia que merezca nuestra consideración, hay que ponerse en contra de lo que dice la televisión. Hay que correr el riesgo de pensar al revés de todos los vecinos, que le digan que es un contra, mala gente, mal llevado, enemigo del pueblo, lo que fuere. Piense al revés del tipo que habla en el noticiario y acertará.

Hágame caso, aunque sea una vez





Recomienda esta nota: