22/06/2011

Policiales

Caso García Belsunce: Un testigo dijo que Binello quería coimear a la policía

También dijo que le parecía extraño que tuviese las zapatillas puestas si se había caído en la bañera.

La declaración la realizó ante el Tribunal Oral 1 de San Isidro Enriqueta Vázquez Mansilla, amiga íntima del viudo Carlos Carrascosa, aunque aclaró que, a su entender, esa actitud era “para ayudar a la familia” ante el fallecimiento.

Vázquez Mansilla recordó que tras enterarse de la muerte de María Marta, su marido, Alberto White, ex presidente del country y ya fallecido, mantuvo una conversación por teléfono con Binello, la cual ella pudo escuchar y él le comentó después.

“Le dijo que si iba la Policía, no la dejara entrar, pero creo que fue un exabrupto, un intento de ayudar. También le dijo: ‘Si tenés que coimearla, coimeala’”, recordó la testigo, aunque en un aparente intento por defender a Binello aclaró que éste “es vehemente”.

La mujer dijo que le preguntó a Binello por qué quería parar a la Policía y él le respondió: “Esto es un quilombo”.

“Entonces yo me imaginé que se refería a entregar el cuerpo, hacer una autopsia, que tardan en entregarlo de nuevo, se demora el velatorio, el duelo, todo”, afirmó.

Antes de que la testigo declarara, se leyó el testimonio de su esposo, prácticamente idéntico, y que fue incorporado como prueba.

Por otra parte, Vázquez Mansilla aseguró que durante el velatorio de María Marta pudo advertir que su amiga tenía tres golpes en la cabeza, entre ellos un moretón en la frente y que “se hablaba de masa encefálica por ahí, había un ‘cuchicheo’”.

La testigo reconoció que como ella es “muy intuitiva” se hizo “un montón” de preguntas sobre el supuesto accidente y que incluso le revisó las uñas a la víctima para ver “si se había defendido”.

También dijo que le parecía extraño que tuviese las zapatillas puestas si se había caído en la bañera y se había golpeado contra las canillas, tal como le habían relatado. “Pero no podía pensar que la habían matado”, afirmó la vecina, pero la fiscal Laura Zyseskind le dijo: “Sí, lo pensó”.

“Tengo mucha imaginación”, replicó la mujer y varias veces repitió las frases “era algo ridículo” y “no confío en mí”.

Por otra parte, Manuel Nölting, un médico del country que fue a la casa de María Marta luego del “accidente”, afirmó que se fue de allí sin ver el cuerpo porque no le gustó cómo estaba actuando la familia, ya que era necesario llamar a la Policía y realizar una autopsia.

 

 

 



Recomienda esta nota: