03/09/2018

Policiales

Condenan a tres años y nueve meses de prisión a la novia del rugbier asesinado

La justicia de Mendoza declaró a Julieta Silva culpable de atropellar y matar a su pareja, Genaro Fortunato, pero no irá a la cárcel.
Ampliar (1 fotos)

Silva cumplirá prisión domiciliaria.

Julieta Silva fue condenada a tres años y nueve meses de prisión y a ocho años de inhabilitación para conducir, por atropellar y matar el 9 de septiembre de 2017 a su ex pareja, el rugbier Genaro Fortunato, en las afueras de la disco Mona Bar de San Rafael, Mendoza.

La sentencia fue dada a conocer este lunes por la tarde por los jueces Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle.

Silva estaba acusada de homicidio, aunque se enfrentaba a tres calificaciones alternativas del mismo delito. Primero recayó sobre ella la acusación de homicidio simple con dolo eventual, con una pena de prisión de 8 a 25 años y homicidio culposo agravado con una pena máxima de 5 años.

La fiscalía introdujo el agravante por la relación de pareja y apeló a la figura de homicidio agravado por el vínculo. Solicitó entonces que Silva fuera condenada a 14 años con el atenuante de la "emoción violenta", sin embargo la querella pidió 20 años de prisión y que se revoque el beneficio de la prisión domiciliaria.

Finalmente la condena será de tres años y nueve meses de prisión, además de una prohibición de ocho años para conducir vehículos. Sin embargo vale aclarar que Silva, de 29 años, no irá a la cárcel, sino que continuará cumpliendo con prisión domiciliaria.

En la última jornada del juicio Silva no hizo uso de sus últimas palabras, mientras que sí lo hizo la madre de la Fortunato, que le habló directamente a la acusada de matar a su hijo: "Él te quería, espero que Dios le dé paz a tu alma". (Infobae)


Recomienda esta nota: