05/03/2019

Tucumán

Inseguridad

Entraron a robar en una casa y después la prendieron fuego

La viviendo quedó totalmente destruida, se perdieron muebles y electrodomésticos.
Ampliar (1 fotos)

Los bomberos sólo pudieron salvar una habitación.

Ladrones asaltaron una vivienda en la zona de El Naranjo, Burruyacu, a 30 kilómetros de la capital tucumana, no conformes con eso, antes de huir le prendieron fuego y quedó reducida a cenizas.

El asalto ocurrió en una casa ubicada en la ruta 321 kilómetro 18. Según lo que contó Gabriel Guerrini, dueño de la vivienda, a los Bomberos, no es la primera vez que la familia sufre un robo de este tipo.

En otras ocasiones, los delincuentes aprovechaban que el cuidador se retiraba o los empleados no estaban y sacaban herramientas de la casa. Sin embargo, este último ataque habría sido el peor de todos. Un vecino (quien pidió que se reservara su identidad) contó que la casa permanece bien cuidada pero deshabitada. “El cuidador viene todos los días, y los empleados cortan el pasto”, dijo.

Al divisar las llamas que salían de la casa, una vecina llamó a Defensa Civil y enviaron a un grupo de Bomberos Voluntarios de la localidad de Alderetes para que apagaran el incendio. “La vivienda estaba en un 60% quemada cuando llegamos”, dijo el oficial Fernando Aragón. “Apagamos las llamas pero las puertas y ventanas estaban destruidas. Sólo pudimos salvar una habitación y un baño”, dijo.

Aragón además contó que la casa era bastante amplia y tenía en su interior además de muebles, televisores, heladeras y elementos varios de uso común.

“Tenían un quincho con asador, freezer, heladeras y demás… todo se consumió por el fuego”, detalló. “Al parecer prendieron fuego uno de los muebles de la vivienda, y eso causó el incendio masivo”, dijo. “Sólo encontramos cenizas”.

Guerrini contó que la propiedad era una casa de descanso para toda la familia y se encontraba en plena construcción; durante la cual también le robaron maquinarias que este utilizaba para trabajar.

“Acá hay mucha inseguridad”, dijo un vecino. “Roban mucho y hay grupitos de jóvenes que se juntan a beber alcohol y consumir drogas”, agregó.

El propietario piensa que los delincuentes aprovecharon que ni él ni los empleados estaban en la casa, por el fin de semana largo de feriado, para ingresar y desvalijar la vivienda.

Los intrusos ingresaron en la propiedad, la desvalijaron y quemaron uno de los muebles, el cual habría provocado el incendio que dejó destruida la vivienda en un 60%, según confirmaron los bomberos. “Los techos de la casa cayeron y perdieron todo. La casa tenía varias habitaciones pero sólo quedó una”, dijo Aragón. (lagaceta.com.ar)

Tags

Recomienda esta nota: