24/02/2020

Policiales

GRAVE

El sospechoso del horror en Puerto Deseado tiene antecedentes por intentar matar a un nene y varios abusos

Omar Alvarado, de 24 años, tiene un prontuario que incluye abusos, agresiones, disparos a vecinos y hasta un intento de homicidio.

Según los investigadores del caso que conmociona a la localidad santacruceña de Puerto Deseado, Omar Alvarado, quien fuera identificado en una rueda de reconocimiento como uno de los partícipes del ataque y la violación que sufrió María (44) en la playa Cavendish, no sólo sufre esquizofrenia, sino que cada vez que iba preso decía: "No me acuerdo".

Omar Alvarado, de 24 años, tiene un prontuario que incluye abusos, agresiones, disparos a vecinos y hasta un intento de homicidio.

También se sospecha que participó del crimen del hijo de la mujer, Santino, de 4 años.
Para el juez de instrucción de Puerto Deseado, Oldemar Villa, la enfermedad que padece el único detenido “no lo convierte en inimputable” y eso será materia de investigación.

También se sospecha que participó del crimen del hijo de la mujer, Santino, de 4 años.

Para el juez de instrucción de Puerto Deseado, Oldemar Villa, la enfermedad que padece el único detenido “no lo convierte en inimputable” y eso será materia de investigación.

Por lo pronto, se conoció que entre los antecedentes penales que tiene, figuran “varios abusos, agresión a sus padres y hasta le disparó a un vecino”, aunque uno de los más graves ocurrió hace un mes.

Alvarado fue demorado en enero luego de haber sido denunciado por la "tentativa de homicidio" de un chiquito integrante de su familia: lo quiso matar a golpes. Pese a ello, la Justicia lo liberó.

El viernes, tras recuperar la libertad, una cámara de seguridad registró cuando fue a comprar vino a un negocio para juntarse con cuatro amigos en la vereda del local de la UOCRA, ubicado sobre la calle Piedrabuena. Fue a las 23.25.

Alvarado estaba con la misma campera que tenía puesta el día que atacó a la mujer. Era de color azul y de nailon. 

Mientras tanto, Alvarado ahora permanece en una sede policial de Caleta Olivia. A esa ciudad, que queda a unos 214 kilómetros al Norte de Puerto Deseado, en la provincia de Santa Cruz, fue trasladado ayer a la madrugada.

La decisión la tomó el juez de instrucción de Puerto Deseado, Oldemar Villa, para evitar una posible reacción de los vecinos, que marchaban ayer para pedir Justicia.

El magistrado prevé indagarlo en los próximos días mientras se resuelve la situación del otro sospechoso, que es menor de edad.




Recomienda esta nota: