02/09/2020

Policiales

GRAVE

"Se salvó porque se hizo muerta", dijo la madre de la joven que fue apuñalada 18 veces por su ex

La mujer dijo que su exyerno, al que conoce desde que tenía 4 años, le causó una grave lesión en la mano a su hija, que ahora no podrá trabajar, elaborando comidas para vender.

La madre de Débora Acevedo, la joven de 26 años que el viernes resultó gravemente herida tras ser apuñalada delante de sus hijos en una vivienda de la localidad bonaerense de Ezeiza, afirmó que su hija se salvó de "milagro" porque "se hizo la muerta" y pidió a las autoridades que el acusado siga detenido.


Además, Nélida Rodríguez aseguró que la víctima seguía hoy internada y que, si bien su estado de salud mejoró, los médicos le dijeron que el agresor "le cortó los nervios del brazo izquierdo y la mano le quedó cerrada", por lo que necesitará una rehabilitación de entre seis y siete meses.

La madre de Débora contó que a Federico Vega (25), exnovio de su hija y acusado por "tentativa de femicidio", lo conoce desde que tenía 4 años y aseguró no entender qué le pasó.

"Ella se despertó y él estaba parado al lado de la cama con una faca tumbera que había preparado en su propia casa, se le subió encima y la empezó a apuñalar, le decía 'pará Fede', le dio puntadas en todo el pecho, le perforó un pulmón, en el cuello le dieron cinco puntos, ella vivió de milagro", agregó conmovida.

Según Nélida, los hijos de la pareja de 3 y 8 años, le decían "papá no mates a mamá" hasta que Débora se cayó "de la cama y se hizo la muerta".

Tras el ataque, la joven perdió mucha sangre y pudo llamar al 911 hasta que se desvaneció. Nélida aseguró que su hija vendía "dulces, empanadas, tartas" pero en el ataque sufrió el corte de "los nervios del brazo izquierdo y la mano le quedó cerrada", pero que ahora no podrá trabajar.



Recomienda esta nota: