09/09/2020

Policiales

INSEGURIDAD

Asesinan a balazos a tres jóvenes y todo apunta a un triple crimen narco

En un asentamiento del conurbano de Buenos Aires, se produjeron entre 20 y 30 disparos, de acuerdo a la evidencia balística encontrada en la escena del crimen.

Tres jóvenes de entre 18 y 24 años fueron asesinados este miércoles a balazos y una adolescente de 16 resultó herida en la Villa Loyola, del partido bonaerense de San Martín, en un triple crimen que para los investigadores está vinculado a un posible ajuste del narcotráfico, informaron fuentes judiciales y policiales.
El hecho ocurrió alrededor de la 1.30 de esta madrugada en uno de los pasillos del mencionado asentamiento del noroeste del conurbano, donde se produjeron entre 20 y 30 disparos, de acuerdo a la evidencia balística encontrada en la escena del crimen.

Tres jóvenes de entre 18 y 24 años fueron asesinados este miércoles a balazos y una adolescente de 16 resultó herida en la Villa Loyola, del partido bonaerense de San Martín, en un triple crimen que para los investigadores está vinculado a un posible ajuste del narcotráfico, informaron fuentes judiciales y policiales.

El hecho ocurrió alrededor de la 1.30 de esta madrugada en uno de los pasillos del mencionado asentamiento del noroeste del conurbano, donde se produjeron entre 20 y 30 disparos, de acuerdo a la evidencia balística encontrada en la escena del crimen.

Las víctimas fueron identificadas como Brian Héctor Martínez (24), Ariel Arnaldo Villalba Solano (24) y Gustavo Aimar Soto Peláez (18), éste último de nacionalidad peruana.

Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, el ataque se dio por sorpresa en uno de los pasillos del asentamiento y fue cometido por al menos dos personas, que por el momento no fueron detenidas ni individualizadas.


Pesquisas 

Las fuentes precisaron que Martínez, quien tenía domicilio en el monoblock 13 del barrio Ejército de los Andes, de Ciudadela, más conocido como Fuerte Apache, recibió un tiro en la cabeza, fue trasladado a un hospital, pero murió luego por la gravedad de la herida.

Villalba, quien era la única de las víctimas que residía en el barrio y tenía causas por tenencia de drogas simple, murió en el lugar desangrado con un disparo en un glúteo y dos en las piernas.

En el caso de Soto Peláez, recibió tres balazos: uno por la espalda y dos en las piernas.

Este joven, de nacionalidad peruana, tenía domicilio en la zona del Bajo Flores porteño pero su hijo vive con la madre en la villa Loyola, y dos de sus hermanos están presos desde agosto en el marco de una causa por comercialización de estupefacientes en la comisaría de Villa Maipú, la sexta de San Martín, según detallaron voceros judiciales.

Durante el ataque, una adolescente de 16 años que estaba de manera circunstancial cerca del lugar, fue herida de un disparo que le rozó un pecho, el cuello y la clavícula, aunque estaba fuera de peligro y pudo declarar lo poco que vio ante los investigadores.

"Contó que vio acercarse a pie a dos personas, con capucha y barbijo, que uno levantó un brazo con un arma y empezaron los tiros, uno de los cuales la hirió por un rebote. Pero no pudo aportar mucho más", contó uno de los investigadores.



Recomienda esta nota: