13/09/2020

Policiales

FATAL

Un policía asesinó de dos disparos a su hermano, al confundirlo con un ladrón que quería robarle

La víctima quedó tendida en el pavimento. El acusado, se encuentra detenido. Su versión de que "creyó" que era un delincuente, no convencería por ahora a la Justicia.

Un efectivo policial asesinó de dos disparos a su hermanastro, cuando éste último se le acercó a su auto. El uniformado habría deslizado: “No lo reconocí, y pensé que me iba a robar”. Fue puesto en disponibilidad, mientras la Justicia investiga el hecho.


Los investigadores continúan tratando de entender qué fue lo que pasó el viernes a la noche en Hipólito Yrigoyen y Belgrano, en Morón, Buenos Aires, cuando un oficial de la Policía de la Ciudad asesinó a su hermano de dos disparos.

En un primer momento, se creyó que el joven asesinado, le había hecho una broma a Pablo Ciscneros y que él, al no reconocerlo, lo mató creyendo que era un delincuente que quería robarle el auto.

"No tenemos nada que acredite esa versión de una supuesta broma o error, que el joven haya querido hacerle un chiste a su hermano y que éste se haya asustado, pensando que era un intento de robo, y que lo haya matado por ese motivo", confirmaron fuentes de la investigación según publica el diario Clarín.

De acuerdo al relato parcial de tres testigos, sí está acreditado que Pablo Facundo Gabriel Cisneros, que este viernes cumplió 28 años, mató de al menos dos disparos a su medio hermano (por parte de madre), Ricardo Juan Manuel Bulacio de 21 años, en ese cruce de calles de Morón.

Cisneros, un oficial mayor de la Policía de la Ciudad, estaba en su Peugeot 206 esperando la luz verde del semáforo cuando Bulacio se le apareció de repente. La idea original de Cisneros era buscar a su hermanastro en el trabajo para luego ir a la casa familiar a festejar su cumpleaños 28. Por razones que aún se investigan, le disparó al menos dos veces y uno de los balazos, que dio en el estómago, mató al joven.

Bulacio, vestido con una campera negra y un pantalón de jean azul, quedó tirado entre la vereda y el asfalto, y falleció casi en el acto como consecuencia de las heridas sufridas. Personal de la comisaría 1ra. de Morón fue alertado por lo sucedido y el médico legista comprobó su muerte.

A los pocos minutos llegó al lugar el padre de Cisneros y, ante la ya evidente sospecha de los investigadores, en principio dijo que había muy buena relación entre su hijo y Bulacio, que nada le hacía sospechar un motivo para el trágico desenlace.

Este sábado el agente, que cumple funciones en la Superintendencia de Investigaciones de la fuerza porteña aunque estaba de licencia al momento del hecho, declaró que no reconoció a la persona que se le metió en el auto y pensó que le iba a robar, por eso le disparó.

Su testimonio va en línea con esa primera versión que indicaba que el policía se dirigía a buscar a su hermano y mientras esperaba la luz verde del semáforo le abrieron la puerta trasera y le tocaron su bolsillo, tras lo cual hizo dos o tres disparos con su arma reglamentaria, matándolo en el lugar al creer que era un delincuente que le quiso robar.

Cisneros está detenido y acusado de "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con lesiones culposas", carátula que sostiene la fiscal del caso, Adriana Suárez Corripio, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial Morón.

Uno de los tres testimonios que reunió la fiscalía es el de un remisero, que también estaba detenido a la espera del semáforo verde. Cristian Pablo R. estaba en su auto cuando vio parte de la situación y de hecho uno de los disparos rompió la ventanilla de su vehículo, provocándole heridas leves, de allí la ampliación de la acusación a Cisneros.

Por último, Policía de la Ciudad pasó a disponibilidad provisoria al oficial mayor hasta tanto se resuelva el proceso.



Recomienda esta nota: