03/02/2021

Policiales

JUSTICIA

Se había reencontrado con una amiga de la infancia y lo mataron para robarle la camioneta

Celebraba un reencuentro con una amiga con la que había conformado un grupo de folclore cuando era chico y tenía un hijo de 9 años.

Un joven de 31 años fue asesinado en pleno partido de La Matanza por dos individuos que intentaron robarle la camioneta justo cuando celebraba un reencuentro con una amiga de la infancia.


Un joven de 31 años fue asesinado en pleno partido de La Matanza por dos individuos que intentaron robarle la camioneta justo cuando celebraba un reencuentro con una amiga de la infancia.


El hecho ocurrió en la madrugada del martes en el cruce del Camino de la Virgen y El Jume, en la localidad de Ciudad Evita. Allí, Edgardo David Cardozo perdió la vida a raíz de un disparo en el pecho, mientras que a su compañera, Evelyn, le robaron el teléfono celular.
Según comentó la misma joven a la Policía Bonaerense, al ser entrevistada, el encuentro con David Cardozo se había pactado desde hacía unos días. Ambos habían compartido un grupo de baile de folclore en su infancia y habían retomado el vínculo mediante las redes sociales durante el año pasado.
A raíz de las medidas estrictas de aislamiento durante el 2020 por la pandemia de coronavirus, el encuentro presencial entre ambos se había demorado. Por eso, después de varios intentos, lograron reencontrarse el lunes por la noche.
Según relató la joven, el encuentro comenzó en un bar de la localidad de Gregorio Laferrere. Luego, ambos concurrieron a bordo de la camioneta Fiat Qubo gris de Cardozo al punto donde fueron atacados, ubicado frente al Templo de Buenos Aires y ubicado a unos 300 metros de la Jefatura Departamental de la Policía en La Matanza y del Centro de Coordinación Estratégica de la Policía Bonaerense, ubicado en el Puente 12.
 
Eran cerca de las 3 de la mañana en ese tramo de la colectora de la Autopista Ricchieri, cuando de repente tres hombres llegaron a bordo de un auto “similar” a un Chevrolet Corsa gris.
Un horror
Dos de los individuos se bajaron del auto y enfilaron directo hacia la camioneta. Así, según el relato de Evelyn, uno de los ladrones abrió la puerta del conductor y sin mediar palabra le efectuó un disparo en el lado izquierdo del pecho a Cardozo, que quedó inconsciente de inmediato.
Mientras uno de los delincuentes sacaba del vehículo al joven herido, el otro le robó el teléfono celular a su amiga y la obligó a bajarse de la camioneta. Ambos ladrones se subieron a la Qubo y se fugaron de inmediato en los dos vehículos.
A raíz de un llamado al 911, efectivos de la Comisaría 3ª se acercaron de inmediato al lugar de los hechos. A los pocos minutos llegó la ambulancia, pero Cardozo ya se encontraba sin vida al momento de ser atendido.
De acuerdo a los primeros reconocimientos médico-legales, el joven de 31 años sufrió una herida de bala con orificio de entrada en el costal izquierdo y una herida de orificio de salida, en la axila izquierda. Además, el proyectil también le provocó otras dos heridas de entrada y salida en el brazo derecho.
Efectivos de la Policía Bonaerense descubrieron que la camioneta fue abandonada por los delincuentes en la calle Danel al 1400, en el barrio de Villa Dorrego, González Catán. Al parecer, habrían detectado que el vehículo contaba con rastreo satelital y decidieron prenderlo fuego y abandonarlo. Sólo se llegó a quemar una parte del mismo.
El hecho ocurrió en la madrugada del martes en el cruce del Camino de la Virgen y El Jume, en la localidad de Ciudad Evita. Allí, Edgardo David Cardozo perdió la vida a raíz de un disparo en el pecho, mientras que a su compañera, Evelyn, le robaron el teléfono celular.

Según comentó la misma joven a la Policía Bonaerense, al ser entrevistada, el encuentro con David Cardozo se había pactado desde hacía unos días. Ambos habían compartido un grupo de baile de folclore en su infancia y habían retomado el vínculo mediante las redes sociales durante el año pasado.

A raíz de las medidas estrictas de aislamiento durante el 2020 por la pandemia de coronavirus, el encuentro presencial entre ambos se había demorado. Por eso, después de varios intentos, lograron reencontrarse el lunes por la noche.

Según relató la joven, el encuentro comenzó en un bar de la localidad de Gregorio Laferrere. Luego, ambos concurrieron a bordo de la camioneta Fiat Qubo gris de Cardozo al punto donde fueron atacados, ubicado frente al Templo de Buenos Aires y ubicado a unos 300 metros de la Jefatura Departamental de la Policía en La Matanza y del Centro de Coordinación Estratégica de la Policía Bonaerense, ubicado en el Puente 12. 
Eran cerca de las 3 de la mañana en ese tramo de la colectora de la Autopista Ricchieri, cuando de repente tres hombres llegaron a bordo de un auto “similar” a un Chevrolet Corsa gris.

Un horror

Dos de los individuos se bajaron del auto y enfilaron directo hacia la camioneta. Así, según el relato de Evelyn, uno de los ladrones abrió la puerta del conductor y sin mediar palabra le efectuó un disparo en el lado izquierdo del pecho a Cardozo, que quedó inconsciente de inmediato.

Mientras uno de los delincuentes sacaba del vehículo al joven herido, el otro le robó el teléfono celular a su amiga y la obligó a bajarse de la camioneta. Ambos ladrones se subieron a la Qubo y se fugaron de inmediato en los dos vehículos.

A raíz de un llamado al 911, efectivos de la Comisaría 3ª se acercaron de inmediato al lugar de los hechos. A los pocos minutos llegó la ambulancia, pero Cardozo ya se encontraba sin vida al momento de ser atendido.

De acuerdo a los primeros reconocimientos médico-legales, el joven de 31 años sufrió una herida de bala con orificio de entrada en el costal izquierdo y una herida de orificio de salida, en la axila izquierda. Además, el proyectil también le provocó otras dos heridas de entrada y salida en el brazo derecho.

Efectivos de la Policía Bonaerense descubrieron que la camioneta fue abandonada por los delincuentes en la calle Danel al 1400, en el barrio de Villa Dorrego, González Catán. Al parecer, habrían detectado que el vehículo contaba con rastreo satelital y decidieron prenderlo fuego y abandonarlo. Sólo se llegó a quemar una parte del mismo.


Recomienda esta nota: