15/02/2021

Policiales

INVESTIGACIÓN

El femicida que apareció muerto en su celda no presentaba heridas y se refuerza la hipótesis de envenenamiento

Carlos Soruco Fernández, de nacionalidad boliviana apareció sin vida el pasado sábado. Le había pedido a sus familiares que cuiden a sus hijos porque iba a ingerir veneno.

El resultado preliminar de la autopsia realizada al hombre que murió en la celda donde estaba detenido acusado del femicidio de su expareja, cometido el pasado viernes en la localidad bonaerense de Marcos Paz, estableció que “no tenía ninguna herida o lesión” que le haya provocado la muerte, por lo que se esperan las pericias complementarias para conocer si se envenenó.


Se trata de Carlos Soruco Fernández (32), de nacionalidad boliviana, quien permanecía detenido en la comisaría 1ra. de Mercedes a la espera de ser indagado por el femicidio de Vanesa Carreño (29), asesinada de 13 puñaladas.

Fuentes judiciales informaron que el resultado preliminar de la operación de autopsia determinó que Soruco Fernández “no tenía ninguna lesión o herida q le provocara el deceso” y que solo presentaba “lesiones leves” que pudieron ser provocadas al momento de ser detenido.

Ahora el fiscal Pedro Illanes, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial Mercedes, espera el resultado de los estudios toxicológicos y anatomopatológicos para determinar si Soruco Fernández se suicidó ingiriendo veneno, que es la principal hipótesis de su deceso.

Voceros judiciales precisaron que en aproximadamente 10 días la fiscalía tendrá los resultados finales de la autopsia, realizada esta tarde en la morgue de Lomas de Zamora.

Soruco Fernández estaba acusado del femicidio de Vanesa Carreño, de quien se había separado hacía tres meses y tenían dos hijos en común.

El hombre la asesinó de 13 puñaladas, de las cuales 10 fueron en espalda, tórax y abdomen, mientras que las 3 restantes se atribuyen como heridas de defensa de la víctima, en mano y brazos.



Recomienda esta nota: