28/05/2018

Argentina

Procesan a la diputada de Cambiemos Aída Ayala por lavado de activos

La legisladora oficialista está acusada de integrar una asociación ilícita mientras era intendenta de Resistencia. El macrismo demora el tratamiento de su pedido de desafuero y la jueza le dictó prisión preventiva.
Ampliar (1 fotos)

La diputada chaqueña cada vez más complicada.

Una jueza federal procesó hoy a la diputada de Cambiemos Aída Ayala por lavado de activos y por integrante de una asociación ilícita mientras era intendenta de Resistencia, mientras en el Congreso descansa un pedido de desafuero en su contra.


La jueza Zunilda Niremperger decidió en su fallo que el procesamiento de la diputada debe ser con prisión preventiva, por lo que sostiene el pedido de desafuero que debe debatir la Cámara y que había sido freezado por el oficialismo hace dos semanas, cuando suspendieron la sesión de la comisión de Asuntos Constitucionales que iba a tratar el tema.


Ayala fue procesada por ser responsable de los delitos de "asociación ilícita; negociaciones incompatibles con la función pública; enriquecimiento ilícito; fraude en perjuicio de la administración pública; incumplimiento de los deberes de funcionario público; y lavado de activos agravado por habitualidad, ser miembro de una banda y por ser funcionaria pública".


De acuerdo con el fallo, Ayala fue parte en 2014 de una estructura que benefició a la empresa PIMP S.A con el negocio de la recolección de residuos en Resistencia. Los contratos que se realizaron desde la intendencia fueron prorrogados en varias ocasiones.


El procesamiento de Ayala no es el único: la jueza lo dictó también para el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Resistencia, Jacinto Sampayo. Los empresarios Alejandro Fischer, Carlos Huidobro, Rolando Acuña, Pedro Martínez y Fátima Rigassio también quedaron en la misma situación. Ayala fue embargada en 200 millones de pesos, como al resto de los empresarios con la excepción de Martínez, al que le fijaron un embargo de 250 millones.


Al momento de pedir el desafuero y detención, el fiscal Patricio Sabadini había considerado que Ayala podía destruir prueba y, por lo tanto, obstruir la investigación. En eso se basó la jueza para mandar la orden de detención al Congreso. Desde Cambiemos habían considerado que la situación de la ex intendenta era "irregular" ya que ni siquiera estaba procesada.

 

El camino apunta ahora a la Cámara Federal de Resistencia, que tendrá que revisar el procesamiento. En el caso de que lo confirmara, Ayala quedaría en una situación más comprometida que la que tenía Julio De Vido cuando fue desaforado en octubre del año pasado. (elcanciller.com)


Recomienda esta nota: