27/02/2020

Deportes

GRAN ENCUENTRO

Real Madrid y Barcelona, el superclásico del fin de semana

Desde las 17, se podrá seguir este gran cotejo futbolístico por la televisión.

El Real Madrid recibe el domingo al Barcelona en el último partido de la 26ª jornada de la liga española, en un clásico que puede servir para marcar el devenir del campeonato español.
El Barcelona, líder liguero con un solitario punto sobre el equipo merengue, afronta el encuentro con moral tras el empate 1-1 en Nápoles en Liga de Campeones, que le deja con buenas opciones de pasar a los cuartos de final de la 'Champions'.
Pero, el técnico Quique Setién tiene la duda del central Gerard Piqué, que se torció el tobillo izquierdo en ese encuentro y salió del campo cojeando.
La ausencia de Piqué sería un serio trastorno para el equipo azulgrana, que tampoco puede contar con los lesionados Ousmane Dembélé, Sergi Roberto y Luis Suárez.
Un nuevo impulso
Tras los días negros vividos la semana pasada con el escándalo de las redes sociales, el Barcelona tomó aire con su victoria 5-0 sobre el Eibar el sábado, que le dio el liderato liguero, y el empate con el Nápoles, remontando un gol inicial de los italianos.
Una victoria el domingo en Santiago Bernabéu daría un nuevo impulso a los azulgranas, que se colocarían cinco puntos por delante de los merengues a falta de 12 jornadas para el final de la Liga española.
El triunfo serviría de paso para borrar las dudas sobre el juego azulgrana, que el miércoles en Nápoles volvió a abusar del pase sin profundidad y sin la magia de Leo Messi, encerrado por los rivales, encontró pocas alternativas.
Enfrente, el Real Madrid, que se complicó su pase a cuartos de la Champions tras caer 2-1 en casa ante el Manchester City el miércoles, busca una victoria que sirva de inflexión tras tres derrotas en sus últimos cinco partidos.
"Fue un mal partido a nivel de resultado pero no a nivel del juego", dijo el técnico merengue Zinedine Zidane tras el duelo, señalando que "lo del domingo es una oportunidad de cambiar esto".

El Real Madrid recibe el domingo al Barcelona en el último partido de la 26ª jornada de la liga española, en un clásico que puede servir para marcar el devenir del campeonato español.

El Barcelona, líder liguero con un solitario punto sobre el equipo merengue, afronta el encuentro con moral tras el empate 1-1 en Nápoles en Liga de Campeones, que le deja con buenas opciones de pasar a los cuartos de final de la 'Champions'.

Pero, el técnico Quique Setién tiene la duda del central Gerard Piqué, que se torció el tobillo izquierdo en ese encuentro y salió del campo cojeando.

La ausencia de Piqué sería un serio trastorno para el equipo azulgrana, que tampoco puede contar con los lesionados Ousmane Dembélé, Sergi Roberto y Luis Suárez.



Un nuevo impulso

Tras los días negros vividos la semana pasada con el escándalo de las redes sociales, el Barcelona tomó aire con su victoria 5-0 sobre el Eibar el sábado, que le dio el liderato liguero, y el empate con el Nápoles, remontando un gol inicial de los italianos.

Una victoria el domingo en Santiago Bernabéu daría un nuevo impulso a los azulgranas, que se colocarían cinco puntos por delante de los merengues a falta de 12 jornadas para el final de la Liga española.

El triunfo serviría de paso para borrar las dudas sobre el juego azulgrana, que el miércoles en Nápoles volvió a abusar del pase sin profundidad y sin la magia de Leo Messi, encerrado por los rivales, encontró pocas alternativas.

Enfrente, el Real Madrid, que se complicó su pase a cuartos de la Champions tras caer 2-1 en casa ante el Manchester City el miércoles, busca una victoria que sirva de inflexión tras tres derrotas en sus últimos cinco partidos.

"Fue un mal partido a nivel de resultado pero no a nivel del juego", dijo el técnico merengue Zinedine Zidane tras el duelo, señalando que "lo del domingo es una oportunidad de cambiar esto".



Recomienda esta nota: