13/05/2021

Culturas

orígenes

En la pirhua de la casa de Villagra estaba “el ampalau”

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
En la pirhua de la casa de Villagra estaba “el ampalau” | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

En la pirhua de la casa de Villagra estaba “el ampalau”

Una tarea divertidísima de los chicos del campo era matar víboras. Cada vez que había una, salíamos a la atropellada, agarrábamos un palo cada uno y nos dábamos a la tarea de liquidarla. Después la levantábamos victoriosos en la punta de una rama para exhibir la hazaña.

Había de toda clase: ciegas también verdes que mi abuela prohibía matar porque  —decía— eran beneficiosas para la agricultura y las más grandes eran las de la cruz, coral y cascabel.

A la casa que había sido del finado Villagra, mi abuelo la convirtió en una pirhua, especie de galpón rústico para guardar maíz, anco, con una ampalagua (“el ampalau”, la nombraba). La imaginábamos gorda de tanto comer ratones, los viejos nos pedían que anduviéramos por ahí con cuidado, podíamos pisarla y nos mordería.

Una vez fue un gringo de visita. Le contamos de la ampalagua cuidando el maíz. El tipo oyó que decíamos “la ampalagua” y se confundió, creyó que el animal se llamaba “lampalagua”. Al volver a la ciudad desparramó por todas partes el supuesto nuevo nombre del bicho y ahora hay hasta periodistas diciéndoles así.

Es común que la gente junte dos palabras, la haga una sola e invente un nuevo término. Ahí andan los que se hacen el “lisopado” para averiguar si tienen coronavirus, y si no ven bien, van a “loculista”. Si usted quiere ser ridículo, adelante, también diga “lampalagua” así la gente se le ríe en la cara. Jejejé, yo lo hago por adelantado.

Juan Manuel Aragón                   

Leer más notas de Juan Manuel Aragón



Recomienda esta nota: