12/05/2020

Sucesos

ATERRADOR

VIDEO: Así era humillado Mauro Coronel en la comisaría antes de su muerte

“Ustedes me han pegado”, grita Coronel en el video viralizado, mientras se cubre el rostro en acto reflejo, cuando es grabado por un policía santiagueño.

(IMÁGENES SENSIBLES) En la última horas, se viralizó un video filmado en el interior de la Comisaría Décima del barrio Autonomía de Santiago del Estero, donde estuvo detenido el joven de 22 años, Mauro Coronel, fallecido la semana pasada presuntamente por los apremios recibidos por parte de personal policial.

Según la versión de la familia del joven, después de estar en la comisaría, Mauro fue trasladado a la Escuela y el Liceo policial donde siguió detenido, hasta que finalmente lo trasladaron al hospital Regional Ramón Carrillo, donde finalmente murió.

Esto ocurrió el pasado martes 5 de mayo y, de acuerdo a la autopsia, murió por neumopatía bilateral, que le provocó una disfunción orgánica múltiple.

En esa misma pericia se relativizaron algunas lesiones externas para descartar la tortura, de acuerdo a las versiones indicadas desde el entorno familiar del joven santiagueño.

El video difundido por el sitio de periodismoypunto.com de Luis Gasulla, muestran al joven Mauro esposado sobre un caño de PVC, mojado, semidesnudo y sucio, en lo que fueron sus últimas horas de vida.


Desconsolador

“Ustedes me han pegado”, grita Coronel en el video viralizado, mientras se cubre el rostro en acto reflejo, cuando es grabado por un policía.

Lo relatado a continuación, es la versión que transmitió la madre de Mauro al sitio periodismoypunto.com de Buenos Aires:


Coronel vivía en el barrio Santa Rosa de Lima de la capital santiagueña.        

Hasta allí se dirigieron los efectivos policiales que lo detuvieron tras un llamado por violencia de género, efectuado por un vecino. Otros vecinos relataron que se lo llevaron en medio de forcejeos y golpes de todo tipo.

La madre se dirigió a la Comisaría 10º y escuchó gritos desesperantes.

Asegura que pudo ver cómo lo torturaban, vio que tenía una bolsa en la cabeza mientras lo golpeaban.

Los oficiales le ordenaron que se retirase y que fuese a buscar ropa pues el joven pasaría la noche detenido. Pero al regresar ya no estaba. Así comenzó una búsqueda sin resultados.

Su hijo no aparecía por ninguna parte; había desaparecido en la comisaría Décima.

El sábado 2 de mayo al mediodía otra vecina le preguntó a la madre por qué Mauro estaba internado en el Hospital Regional.

La madre se reencontró con el hijo que estaba en una cama del hospital custodiado por dos policías.

Estaba desfigurado por los golpes y vomitaba sangre.

Él apenas podía hablar y le contó cómo lo habían golpeado en la Décima, algo que ella ya sabía. En esos momentos le colocaron un respirador. La doctora que lo atendía le dijo que tenía hematomas en las vías respiratorias.

El domingo a la noche lo trasladaron a la sala de terapia intensiva. El martes por la madrugada ya estaba muerto.




Recomienda esta nota: