24/06/2020

Tucumán

ODISEA

El rescate de Bruno, el joven discapacitado que caminó desde San Miguel hasta el límite con Santiago

El joven fue hallado deambulando a la vera de la ruta. No podía hablar ni explicar su origen. Ubicaron a la familia por redes sociales.

Bruno habría caminado por horas a la vera de la ruta y llegó al límite con Santiago del Estero. Fue descubierto por la Policía y allí se inició un trabajo de los uniformados de la vecina provincia para poder contactar a su familia.


Pidieron colaboración a la Policía tucumana y se difundieron mensajes por las redes sociales. Finalmente, lograron encontrar a su hermana en San Miguel y se lo entregaron en el límite interprovincial. Sólo un milagro evitó que le pasara algo más grave.

El joven de 28 años sufre ataques de epilepsia y tendría un retraso madurativo, además de dificultades en el habla. Fue hallado deambulando por la ruta provincial 130 en territorio santiagueño, pero la búsqueda de sus familiares se centró en suelo tucumano y así pudieron dar con ello.

La historia de Bruno Fortes comenzó a escribirse el domingo último cuando personal policial de un puesto de control, ubicado sobre ruta provincial N°130 de Santiago del Estero, a la altura del límite interprovincial, observó que un joven caminaba con paso errático por la banquina, con dirección al territorio santiagueño y actuaron en consecuencia ya que su misión es la de evitar el ingreso de personas desde la provincia de Tucumán en el marco preventivo de la lucha contra el Covid-19.

Eran las 8 de la mañana y los uniformados que lo interceptaron lo notaron desorientado. Cuando le preguntaron por su nombre, Bruno sólo habría podido balbucear algunas frases incomprensibles y sin sentido coherente, por lo que no pudo aportar datos personales ni los motivos por los que intentaba cruzar hacia Santiago.

A raíz de que no podían entenderlo, los policías trataron de comunicarse de diferentes maneras porque procuraban obtener algún dato identificatorio, aunque sin éxito. Por eso, lo trasladaron por su seguridad a la Comisaría Nº 26 de Pozo Hondo, dependiente del Departamento de Seguridad Ciudadana N°10 y desde allí fue alojado en un centro de aislamiento acondicionado en la localidad mencionada, donde fue asistido y se le proporcionó comida y bebida.

Ataque

La preocupación de los policías se vería superada cuando estando en el lugar, Bruno sufrió un ataque de epilepsia, por lo que tuvo que intervenir personal policial y el médico zonal ante las circunstancias. Era primordial, encontrar a sus familiares.

De todo lo ocurrido, se informó al fiscal de turno del Centro Judicial de los Dptos. Rio Hondo-Jiménez, Dr. Rafael Zanni, quien dispuso que se realizaran todas las averiguaciones posibles para obtener la identidad y localización de los familiares, ya que era un paciente de riesgo.

Tanto fue así que la Policía, de inmediato solicitó la colaboración a través de comunicaciones radiales, e incluso se arbitraron los medios para que desde Convenio Policial, se contactaran con la Policía de Tucumán. Y pese a los esfuerzos, todo resultaba infructuoso.

Además, los efectivos realizaron cadenas de mensajes por las Redes Sociales, de Whatsapp y Facebook, con el fin de dar con familiares o conocidos del joven, lo que sí surtió efecto ya que se pudieron comunicar con una joven de 24 años quien se presentó como su hermana.

La muchacha brindó detalles sobre la vida su hermano y dijo ser residente de San Miguel de Tucumán, que Bruno tiene idéntico domicilio y que ambos pertenecerían a una familia de escasos recursos económicos.

También confió que el joven padece una enfermedad que le impide comunicarse y debe recibir medicación diaria ya que sufre de ataques de epilepsia.

Ante el trabajo de búsqueda y localización de los familiares del muchacho, entre las fuerzas policiales de las dos provincias acordaron el reencuentro en el límite interprovincial, en cercanías a la localidad de Las Cejas, lo que ocurrió ayer pasadas las 15. Así Bruno pudo regresar a su hogar.



Recomienda esta nota: