03/03/2021

Culturas

SIGUE LA POLÉMICA

Rocío Oliva habló sobre su cruce con Claudia Villafañe: "Yo duermo tranquilísima"

La exnovia de Maradona se sinceró y terminó llorando al recordar al exfutbolista argentino.

Rocío Oliva reapareció hoy tras el fuerte cruce que tuvo al aire con Claudia Villafañe y habló de la tristeza que siente por la muerte de su expareja, Diego Armando Maradona, al tiempo que se desligó de todas las acusaciones en su contra. Terminó llorando muy emocionada.


Primero lamentó todo lo que escucha sobre los audios del doctor Leopoldo Luque, una de mas personas a las que Diego le dio más confinaza: "Me da mucha tristeza, me molesta más la parte donde hablan mal de él. Esa es la parte que más me duele, cuando dicen que está solo. Si alguien pudiera hacer algo para que Diego esté vivo, nadie lo dudaría. Si hay algún responsable que pague".

Consultada sobre si cree que hubo un abandono hacia Diego, Oliva aseguró: "Diego se sentía solo desde hace mucho tiempo y la soledad es muy jodida. Cuando mirás a tu alrededor y te das cuenta que estás solo momento a momento te vas poniendo más triste y entregarte, la tristeza te puede llevar a la muerte. Yo creo que en él pasó eso".

Luego recordó sus años juntos. "Yo estuve siete años y él era un toro, tenía mucha salud, fuerza a veces hasta suena poco creíble que diga que tomaba solo las pastillas para dormir. Le gustaba entrenar, haciendo cosas que le habían bien. Nadie le exigía que sea perfecto porque él llegaba y si quería cenar con una copa de vino lo hacía. Lo hace e hombre que nos está viendo del otro lado. Eso hacia conmigo. Jamas tuve que salir corriendo a ningún hospital por ningún caso. Digo lo que hice yo como mujer al lado de Diego", relató.

SU ULTIMA CHARLA

Además, reveló una charla antes de que muriera. "Yo logré llamarlo el día después de su cumpleaños, el mismo día que él se internó. Yo estaba bloqueada a su teléfono y cuando preguntaba por mí decían que no se podía hablar conmigo. Le dije 'hola gordito, como estás, feliz cumpleaños'. Hace dos años que no lo veía. Y me dice: 'ah te acordaste de llamarme, te acordaste de mi'. Le dije 'Diego te juro que intenté llamarte por todos lados. Esta llamada es a raíz de una amenaza que tuve que hacer'. Y me decía que no, sabía lo que pasaba. Pero él ya no tenía las fuerzas para pelear contra eso. Yo llamé a un secretario relacionado con Morla, enojada. Me decían que no se podía...", relató.

"Se cortó, volví a llamar y no pude comunicarme más. Para mí era importante ayudar desde mi lado pero era difícil. Cuando yo lo llamé se levantó, dijo que sí, que se quería operar. Por eso me duele lo que dicen porque siempre lo cuidé. No sabés lo gran persona que era Diego. Tenía un corazón de oro", afirmó.



Recomienda esta nota: