17/07/2020

Sucesos

PRUEBA CLAVE

Pericia develó de cuál de los rugbiers que asesinaron a Fernando Baez Sosa era la zapatilla con sangre

Un complejo estudio determinó que el calzado corresponde a uno de los detenidos.
Pericia develó de cuál de los rugbiers que asesinaron a Fernando Baez Sosa era la zapatilla con sangre | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Pericias psiquiátricas a los rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa

La zapatilla de lona negra ensangrentada encontrada en la casa que los diez rugbiers acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa, corresponde a Máximo Thomsen, así lo revela el resultado de las pericias que recibió esta mañana la fiscal del caso, Verónica Zamboni.


Las conclusiones de la pericia son clave y llegan a seis meses de que se produzca el sangriento hecho.

El estudio realizado por el Laboratorio Scopométrico de la Policía Federal en Mar del Plata no solo determinó que la marca de la zapatilla estaba sobre el cuerpo de Fernando. La impronta de la zapatilla coincide también con el pie de uno de los principales acusados del crimen, según detectó el complejo análisis que comparó tanto la suela del calzado como la marca del pie en la plantilla.

No fue la única marca que la autopsia encontró en el cuerpo de Fernando, por otra parte. Hubo otra impresión de calzado que fue detectada, pero los investigadores descubrieron que era muy pequeña en tamaño, sin suficiente información para ser atribuida en los análisis a una zapatilla o un pie en particular. Sin embargo, no hubo problemas en detectar el rastro que Thomsen dejó en el cuerpo: la marca era lo suficientemente grande como para asegurar un resultado.

Los pies de los acusados fueron identificados uno por uno con una técnica especial que incluye comparaciones fotográficas, lecturas de ondas de luz mediante un videoespectrómetro y el uso de tinta litográfica, la misma que se usa para la toma de huellas dactilares, lo que comúnmente se conoce como “tocar el pianito”, pero con los pies.

Así, Thomsen, preso en la Alcaldía N°3 de La Plata junto a siete de sus cómplices y con su prisión preventiva confirmada por la Justicia, cobra preponderancia entre los acusados con una pieza de evidencia altamente incriminadora.

La acusación, sin embargo, no distingue: todos los acusados, bajo la imputación de homicidio agravado por alevosía, enfrentan la posibilidad de ser condenados a prisión perpetua.

Máximo Thomsen, hoy preso en Melchor Romero.

La chata de lona negra había sido atribuída a Thomsen desde el comienzo. El video tomado por teléfonos celulares que toma el momento exacto del crimen en la madrugada del 18 de enero pasado frente a la disco Le Brique en Villa Gesell muestra al ex jugador del CASI y del Arsenal de Zárate con un calzado similar en los pies. La zapatilla luego fue encontrada entre todo el material incautado por la DDI de Villa Gesell, la sangre todavía estaba en su puntera, seca y a simple vista. Ni siquiera se tomaron el trabajo de lavarla o descartarla.

La causa de la fiscal Zamboni, por otra parte, no está cerrada. Zamboni todavía tiene tiempo; el Código establece un plazo máximo de diez meses para la elevación a juicio. Todavía tiene en sus planes producir nuevas pruebas con testimonios que espera recolectar en las próximas semanas, luego de que la Cámara de Casación de la jurisdicción rechazara un hábeas corpus planteado por la defensa de los acusados.



Recomienda esta nota: