31/12/2020

Sucesos

PROCEDIMIENTO

Detuvieron a los mellizos rugbiers acusados de desfigurar a un joven tras una fiesta clandestina

Los uniformados irrumpieron en el domicilio de los dos acusados que no opusieron resistencia y fueron trasladados a una dependencia policial.

Policía bonaerenses detuvieron este jueves a los mellizos Felipe y Lucio Cozzi, acusados de una brutal paliza a otro joven en una fiesta clandestina en Claromecó.


Los efectivos cumplieron con la orden de la UFI N°13 de Tres Arroyos, a cargo de la fiscal Natalia Ramos, y arrestaron a los hermanos en su domicilio.

Sin oponer resistencia, los jóvenes fueron detenidos y los trasladaron para su indagatoria por lesiones graves.

Fiesta y golpiza

Un joven denunció que fue golpeado por los dos hermanos rugbiers cuando se encontraba juntando los residuos de una fiesta clandestina en el balneario bonaerense.

De acuerdo con la víctima, ocurrió en un sector de médanos ubicado en la zona conocida como segundo salto.

Las fuentes policiales señalaron que el joven "identificado como Felipe Di Francesco denunció en la seccional que había sido agredido por dos hermanos que juegan al rugby luego de una fiesta clandestina en Claromecó".

"El muchacho dijo que en momentos en que estaba junto a su hermano y un primo observó cómo un grupo de personas tiraban basura por lo que les pidió que la recogieran del lugar", agregaron.

Según se indicó, en un momento dado Di Francesco fue atacado por dos muchachos, a los que los reconoció como dos hermanos que juegan al rugby en Tres Arroyos.

"Según la denuncia, la víctima fue golpeada en la cara y en la nariz por los dos hermanos quienes luego abandonaron el lugar", agregaron las fuentes.

A raíz del episodio, el muchacho agredido se dirigió a la seccional policial donde radicó la respectiva denuncia.

"En el marco de las diligencias, el muchacho fue revisado por un profesional médico que dictaminó que las lesiones eran leves", agregaron al indicar que la causa es investigada por el fiscal en turno de Tres Arroyos.

"Me agarraron solo, por la espalda. No sé si fue una emboscada o me estaban esperando. Quedé inconsciente y me siguieron pegando en el piso", contó Di Francesco.

Felipe, que fue trasladado primero a un centro médico de Claromecó y luego a la clínica Hispano, sufrió una doble fractura de tabique, rotura de cuatro dientes, un corte en la cara y un traumatismo en el ojo izquierdo.



Recomienda esta nota: