07/08/2021

Argentina

Quién fue san Cayetano, el santo del pan y del trabajo

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Quién fue san Cayetano, el santo del pan y del trabajo | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Quién fue san Cayetano, el santo del pan y del trabajo

(Nota dedicada a los finados Cayetano Sierra, del Bobadal, departamento Jiménez y Pedro Cayetano Ferrera de Castro, que fue mi amigo).

Cayetano o Gaetano de Thiene, el santo del pan y del trabajo nació en Vicenza, Italia, el 1 de octubre de 1480, fue un presbítero italiano, fundador de la orden de los teatinos. En 1671 fue proclamado santo por el papa Clemente X. Es santo de Providencia y Patrono del pan y del trabajo.

Debía su nombre a un tío nacido en Gaeta, pueblo de la costa, a 70 kilómetros al sudeste de Roma. El lugar, en latín, se llamaba Caieta, y era un puerto de la Campania. Era el nombre de la nodriza de Eneas, muerta y sepultada en esa playa. Servio saca la etimología, también poética, del verbo griego “Caim”, quemar, porque ahí fue quemada la flota troyana. Se usa en lenguaje vulgar, para manifestar que alguien hace algo sin comunicarlo antes, “de Cayetano”, que suena como “callado”.

En la Argentina se lo tiene como el santo patrono del trabajo, pero no es muy claro el porqué de su patronazgo ya que su vida fue por otros rumbos. Veamos, en 1504 ya era doctor en derecho civil y canónico por la Universidad de Thiene. En 1506, a los 25 años de edad, lo nombraron protonotario apostólico del Papa Julio II, en Roma. Luego se retiró de esa vida, en 1513 y fundó el Oratorio del Amor Divino, sociedad de sacerdotes y prelados y lo ordenaron sacerdote dos años después.

Vuelto a su ciudad fundó un hospital para enfermos incurables, luchó contra la Reforma Protestante de Martín Lutero y en 1524 fundó la orden de los teatinos (o Clérigos Regulares) junto con el obispo Juan Pedro Caraffa, que más tarde sería el Papa Pablo IV. Para combatir a los usureros fundó la organización de beneficencia Monte di Pietà.

Hijo de una familia de nobles ricos, en el transcurso de su vida donó su fortuna a los pobres, fue sacerdote fiel, católico entregado a su religión, hombre de su tiempo y un santo que, entre otras acciones, a último momento rechazó la cama que se le ofrecía para morir y eligió hacerlo sobre unas tablas.

Lo declaró beato el Papa Urbano VIII en 1609 y lo canonizó Clemente X, el 12 de abril de 1671.

Es recordado sobre todo en España, en Chone, provincia de Manabí, del Ecuador. Y en la Argentina, por supuesto: su fiesta es una de las más importantes de la feligresía católica y en su día, miles de devotos se congregan para pedirle pan, paz y trabajo. Nosotros también.

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: