21/08/2021

Opinión

Para qué (no) sirven los semáforos en muchos lugares

Escribe Juan Manuel Aragón - (Especial para El Diario 24).
Para qué (no) sirven los semáforos en muchos lugares | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Para qué (no) sirven los semáforos en muchos lugares

Los semáforos son una maravillosa creación del sobrentendido humano, tácitos ordenadores del tránsito, figurados dioses mandones de las calles. Si en cualquier lugar del mundo usted dice: “Alto, no avance”, los otros lo entenderán, pero también deben entender el español. El semáforo en cambio muestra lo que quiere de Buenos Aires a Japón, de Algeciras a Estambul, de aquí a la China.

Funcionan a condición de que se acaten sus mudas instrucciones: para el automovilista el rojo es detenerse, el verde avanzar y el amarillo avisa parar si llegó a la bocacalle o seguir de largo si lo agarró en el medio. Repetirlo no está demás, ante la amnesia generalizada.

Muchas ciudades los sincronizaron a una determinada velocidad: el automovilista tendrá luz verde y alcanzará para permitir el cruce de los peatones en las esquinas. Pero en muchos lugares de la Argentina —hay que decirlo— son solamente un indicador de prioridad de paso. Allá los conductores y sus ansias asesinas o su oculta ansiedad suicida, lo que suceda primero.

Entre quienes aguaitan el verde, el peor es el langa que acelera para asustar a los peatones, el estúpido que, cuando le dan paso está mirando el celular y el que se detiene en medio de la cebra con tal de ganar un mísero medio metro en su apuro por llegar a ningún lado.

Es amigo infiel de los peatones, casi todos esperan el verde habilitando los autos y se lanzan a la carrera. No pasan cuando corresponde, pues los automovilistas tendrán la tentación de atropellarlo.

Dicen que en otros países el semáforo es un policía verdadero vigilando las esquinas, ordenador del tránsito, amigo de peatones, solitario objeto legal de las calles. Cómo sabrá ser, che.

Juan Manuel Aragón

Leer más notas de Juan Manuel Aragón

Contactar a Juan Manuel Aragón


Recomienda esta nota: