17/04/2010

Sucesos

Un geriátrico trucho con 25 ancianos abandonados, sucios y mal alimentados

Fue allanada una clínica en la ciudad de Campana. Un solo médico y una sola enfermera para atender tres pisos.

Veinticinco ancianos en total estado de abandono, mal alimentados y cinco de ellos al borde de la muerte, fueron encontrados por la Policía en una clínica que funcionaba como geriátrico en la localidad bonaerense de Campana.

Según informó el subdirector de la DDI local, Abel Milano, en el lugar, ubicado en Rivadavia esquina Sívori, "hay mala atención, está todo lleno de cucarachas y hay un solo médico y una sola enfermera para todos los pacientes".

Los efectivos llegaron a la clínica "San Camilo" por orden del fiscal de Zárate-Campana, Juan José Maraggi, a quien le llegó una denuncia de un joven que trabajó 15 días en el falso geriátrico y luego renunció por las malas condiciones de salubridad.

Maraggi dispuso un allanamiento de urgencia para determinar si en la clínica se estaba cometiendo el delito de "abandono de persona". El fiscal explicó que por disposición del Ministerio de Salud bonaerense los cinco ancianos que estaban internados en terapia intensiva van a ser trasladados a diferentes centros de salud de la zona porque no están recibiendo una asistencia adecuada.

"Todos los abuelos estaban en medio de cucarachas y residuos patológicos, sin bañarse desde por lo menos quince días y muy mal alimentados", detalló Maraggi, quien confirmó que en el lugar sólo hay un médico para atender a todos los pacientes, divididos en tres pisos.

En la clínica, también había una sola enfermera y cinco mucamas que se desempeñaban como tales, mientras que el dueño no se hallaba presente, ya que sería el único que podría quedar detenido.

Maraggi dijo que ayer se presentó en el geriátrico trucho personal del Municipio de Campana para realizar un control, pero un abogado de la clínica les impidió el ingreso.

Ese mismo letrado concurrió a la clínica cuando empezó el operativo, pero sólo se limitó a preguntarle al fiscal qué estaba haciendo y observó los movimientos de la Policía. Es que el sitio, donde sólo figuraban registrados siete ancianos, estaba en tal estado de abandono que concurrieron efectivos de la Policía Científica para levantar rastros con el fin de probar el abandono de los ancianos.



Recomienda esta nota: