31/05/2011

Sucesos

Continúa en San Javier, sin novedades, la búsqueda del taxista desaparecido

El grupo de rescate incluirá perros amaestrados para intensificar los rastrillajes. Los familiares de Quijano piden que el único detenido hable.

Sin novedades, una nueva jornada en la búsqueda del taxista desaparecido pasó en el cerro San Javier. Los grupos de rescate incluirán desde este martes perros amaestrados para intensificar las tareas. Por su parte, los familiares pidieron que el único detenido diga todo lo que sabe.
 
Pedro Nicanor Quijano desapareció el viernes 20 de mayo cuando trabajaba a bordo de un Fiat Palio, dominio GUR-134 y licencia 1.717, y se ocupaba con un viaje desde San Miguel de Tucumán a Banda del Río Salí. Al día siguiente, su coche fue encontrado desmantelado a la vera de la ruta 157, cerca de Simoca, sin ningún tipo de rastros de él.
 
“Nosotros necesitamos que ese hombre hable, que diga de una vez dónde está ‘El Negro’ (por Quijano)”, dijo afligido Roberto Quiroga, cuñado del taxista, refiriéndose al único detenido por la causa.
 
A 11 días de su desaparición, los investigadores ya no tienen dudas de que el chofer sufrió un violento asalto. En el marco de la pesquisa, un dato guió a los policías hacia "La Bombilla". Esa noche, en unos pastizales, hallaron la computadora y otros elementos del Palio que conducía Quijano. Los testigos aportaron el nombre de un hombre que manejaba un auto con licencia de Capital.
 
El sábado a la mañana, en San Martín y Balcarce, el sospechoso fue atrapado. Personal a cargo de los comisarios José Salas, Humberto Ruezga, Miguel Gómez y Hugo Cabeza lo sorprendió mientras manejaba un taxi. El imputado, al menos por ahora, se abstuvo de declarar. Y eso indigna a la familia de Quijano.
 
El lunes, se supo que tiene 37 años (en un principio se dijo que tenía 26) y que en su planilla hay varias causas penales pendientes, según la Policía. "En su prontuario figuran antecedentes por robo, por robo agravado y por amenazas", indicó una fuente cercana a la pesquisa.
 
"Esa persona (el nombre se mantiene en reserva) estaba registrada como chofer, según nuestras averiguaciones. Pero una persona que tiene antecedentes no puede conducir un taxi. Entre muchos requisitos está el de presentar un certificado de buena conducta", señaló Carlos Pizarro, titular del Sindicato de Peones de Taxi.
 
El dirigente se mostró preocupado por la situación. "Mientras no exista un registro en blanco y bien controlado de quienes manejan, cualquiera podrá ponerse al volante", reclamó Pizarro.
 
En la jornada del lunes, durante la mañana y la tarde, personal del Grupo CERO realizó rastrillajes en el cerro, donde según testigos habría sido llevado Quijano. "No encontramos nada. Se inspeccionó la zona de El Rulo, que es muy complicada y tiene precipicios muy profundos, de hasta 400 metros", señaló el comisario José Díaz. Entre este martes y el miércoles, los rescatistas podrían recibir perros amaestrados para estas tareas.
 
 



Recomienda esta nota: