13/10/2019

Sucesos

pornovenganza

Un tatuador difundió videos íntimos con su ex y ahora lo llevan a juicio

Paula Sánchez Frega es la joven riojana que se convirtió en la primera denunciante que lleva a juicio oral y público a un hombre, Patricio Pioli, por sexting.
Un tatuador difundió videos íntimos con su ex y ahora lo llevan a juicio | El Diario 24 Ampliar (1 fotos)

Un tatuador difundió videos íntimos con su ex y ahora lo llevan a juicio

“Nunca nadie se arrepiente de ser valiente”, dice la bio de Paula Sánchez Frega en su perfil de Instagram. La joven riojana, de 28 años, será la primera denunciante que llevará a juicio oral y público a un hombre, el tatuador Patricio Pioli, de 36, a raíz de la difusión de un video íntimo de ambos.

Está previsto que el debate comience el 21 de noviembre, en la capital riojana. La querella aguarda que el caso siente jurisprudencia en cuanto a sexting, figura también conocida como pornovenganza, que no está contemplada en el Código Penal Argentino. La defensa, en cambio, sostiene que la causa se limita a investigar si hubo coacción agravada y lesiones, y afirma que Pioli también fue víctima de la viralización de las grabaciones y las fotos.

“Que haya una fecha me alivia, me permite saber que voy a poder reanudar mi vida, que hace más de dos años que está paralizada”, expresó Sánchez Fraga en una entrevista reciente con el diario Clarín. La expectativa de la joven, chef de profesión, surgió porque el Juzgado de Instrucción en lo Criminal y Corrección N° 3 de La Rioja finalmente dispuso el inicio del debate contra quien era su novio, y a quien hoy ella ve como su peor tormento.


Sebastián Andrada, abogado de Sánchez Fraga, aseveró al diario porteño que deberían ser cinco o seis jornadas de juicio oral, y que el veredicto tendrá que ser dictado antes de la feria de verano, que comienza el 22 de diciembre. “Él la amenazó durante mucho tiempo, exigiéndole que vuelva a estar con él, de lo contrario, difundiría el material íntimo”, relató el letrado. Y advirtió: “imagino que será un castigo ejemplar y Pioli cumpliría una pena de prisión”.

La versión del tatuador es totalmente distinta. “Vengo de una familia humilde, laburo 11 horas por día, no tomo alcohol, no me drogo, ni fumo. Tampoco tengo antecedentes penales de ningún tipo, por lo que me pesa mucho verme en los diarios y los noticieros involucrado en tamaña acusación”, declaró Pioli a Clarín. Y desmintió que su caso sea de “pornovenganza”. “Me robaron mi celular en el local (de tatuajes) y alguien se está haciendo un picnic con todo esto. Mi teléfono no tenía clave porque ella (por su ex novia) me había exigido que no, para no dudar de mí. Por eso pudieron acceder al material que tenía. Por otra parte, yo soy tan víctima como ella, ¿o vos te creés que me gusta que me vean en pelotas en situaciones de intimidad? Es humillante”, indicó. Su abogado argumentó que esa figura no está contemplada en el Código. “No se puede ir a juicio por un delito que no existe en el mundo de los tipos penales”, detalló.

Los dos se conocieron en 2016, cuando Paula fue a tatuarse a su local, señala TN. “Ella no estaba en sus cabales, había tomado ansiolíticos y se terminó desmayando”, dijo. Había ido para hacerse un tatuaje en la muñeca y terminó haciéndose 28, todos ese mismo día. Cuando recuperó la consciencia, se ofreció a acompañarla para que no caminara sola por la calle en ese estado. Ella aceptó y así empezó el vínculo entre ellos.

Si Pioli es hallado penalmente responsable de los delitos de coacción agravada y lesiones contra su ex novia, podría recibir hasta seis años de cárcel.



Recomienda esta nota: