08/01/2021

Sucesos

JUSTICIA

VIDEO: Delincuentes torturaron por más de una hora a una mujer de 93 años

Los ladrones ingresaron al hogar de la víctima, la golpearon salvajemente e intentaron asfixiarla.

Un brutal episodio tuvo lugar en la localidad bonaerense de Bernal el pasado 2 de enero por la madrugada. Delincuentes entraron en la casa de una mujer de 93 años, la golpearon brutalmente e intentaron asfixiarla. La víctima terminó en grave estado y con grandes marcas en todo el cuerpo.
Alejandro, hijo de Sara, nombre de la mujer golpeada, contó a TN detalles de lo sucedido. En un recorrido por la casa robada, contó que los ladrones entraron por una pequeña ventana. Una vez adentro, tomaron a la mujer y le dieron golpes en la nuca, en la cabeza y en el abdomen.
Minutos después advirtieron que el edificio contenía una fábrica familiar, a la que también llevaron a Sara. Las imágenes de las cámaras de seguridad muestran cómo le pegaron y la arrastraron por el predio.
Por su parte, el joven contó que a su madre la ataron con cables, la amenazaron con quemarla y cortarle los dedos. Además, indicó que usaron guantes para intentar asfixiarla.
“Esta saña no se ve ni en las películas de terror”, dijo Alejandro a TN. E indicó que los delincuentes apenas se llevaron “pocos pesos y unas chucherías de oro”.
Sobre el estado de su madre, Alejandro contó: “Está con una bigotera de oxígeno, ayer (7 de enero) pasó una noche muy mala. Yo no quiero saber más nada, quiero cerrar la fábrica. Esto no vale la vida de mi mamá. Estoy destrozado. Mi vieja es mi compañera, ella hacía todo, pagaba los sueldos, es muy generosa”. Y agregó: “Tengo ira, rabia, dolor. Quiero que los metan presos, ellos no tienen madres, son hijos de lacras”.
Un brutal episodio tuvo lugar en la localidad bonaerense de Bernal el pasado 2 de enero por la madrugada. Delincuentes entraron en la casa de una mujer de 93 años, la golpearon brutalmente e intentaron asfixiarla. La víctima terminó en grave estado y con grandes marcas en todo el cuerpo.

Alejandro, hijo de Sara, nombre de la mujer golpeada, contó a TN detalles de lo sucedido. En un recorrido por la casa robada, contó que los ladrones entraron por una pequeña ventana. Una vez adentro, tomaron a la mujer y le dieron golpes en la nuca, en la cabeza y en el abdomen.

Minutos después advirtieron que el edificio contenía una fábrica familiar, a la que también llevaron a Sara. Las imágenes de las cámaras de seguridad muestran cómo le pegaron y la arrastraron por el predio.

Por su parte, el joven contó que a su madre la ataron con cables, la amenazaron con quemarla y cortarle los dedos. Además, indicó que usaron guantes para intentar asfixiarla.

“Esta saña no se ve ni en las películas de terror”, dijo Alejandro a TN. E indicó que los delincuentes apenas se llevaron “pocos pesos y unas chucherías de oro”.

Sobre el estado de su madre, Alejandro contó: “Está con una bigotera de oxígeno, ayer (7 de enero) pasó una noche muy mala. Yo no quiero saber más nada, quiero cerrar la fábrica. Esto no vale la vida de mi mamá. Estoy destrozado. Mi vieja es mi compañera, ella hacía todo, pagaba los sueldos, es muy generosa”. Y agregó: “Tengo ira, rabia, dolor. Quiero que los metan presos, ellos no tienen madres, son hijos de lacras”.


Recomienda esta nota: