09/01/2021

Sucesos

INSÓLITO

Organizaron una fiesta swinger y confundieron a una policía con un stripper

“Pensaban que éramos parte del show”, dijo el uniformado que arribó al lugar para desactivar la fiesta clandestina.

Un insólita situación se produjo ayer por la noche en Mar del Plata cuando 20 matrimonios cenaban en una finca ubicada a dos kilómetros de la ruta 226. Alertada por un llamado, la patrulla municipal acudió junto a la Policía Bonaerense y allí los efectivos detectaron la antesala de un encuentro swinger con una precisa organización que también llamó la atención.
Un insólita situación se produjo ayer por la noche en Mar del Plata cuando 20 matrimonios cenaban en una finca ubicada a dos kilómetros de la ruta 226. Alertada por un llamado, la patrulla municipal acudió junto a la Policía Bonaerense y allí los efectivos detectaron la antesala de un encuentro swinger con una precisa organización que también llamó la atención.
Miembros de Inspección General golpearon la puerta pasadas las 22. Un hombre abrió, saludó amablemente y ante el pedido de la habilitación correspondiente respondió que no contaba con el permiso para llevar a cabo semejante reunión.
“Entonces decidimos ingresar. Primero los hicieron los efectivos de la UTOI (Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas) de la Provincia junto a la patrulla municipal. Cuando nos vieron pensaron que éramos parte del show. Que éramos strippers”, detalló al sitio Infobae una fuente policial.
Dentro de la finca, una de las mujeres que iba a participar en el encuentro swinger se topó con una de las policías que participó del operativo, pensó que era una más de la fiesta y le susurró: “Mirá los ojos que tenés. Me re calentás”.
“La gente no sabía qué pasaba. Uno de ellos, al darse cuenta de que no éramos strippers, nos dijo: ‘Uh, nos habíamos ilusionado’. Fue cómico y absurdo a la vez”, relataron las fuentes.
En el lugar, todos los participantes fueron notificados con el artículo 205 del Código Penal de la Nación; también se realizó un acta de constatación y se clausuró la finca. Al dueño de la propiedad se lo imputó en el Juzgado de Faltas, que determinará qué multa le cabe.
La persona que denunció la fiesta también dijo que no es la primera vez que organizan un evento de esa magnitud y que incluso los 20 matrimonios, oriundos de la ciudad de Buenos Aires, abonaron un “tour sexual” que incluye hospedaje, traslados, comidas y varias noches de diversión.

Una insólita situación se produjo ayer por la noche en Mar del Plata cuando 20 matrimonios cenaban en una finca ubicada a dos kilómetros de la ruta 226.

Alertada por un llamado, la patrulla municipal acudió junto a la Policía Bonaerense y allí los efectivos detectaron la antesala de un encuentro swinger con una precisa organización que también llamó la atención.

Miembros de Inspección General golpearon la puerta pasadas las 22. Un hombre abrió, saludó amablemente y ante el pedido de la habilitación correspondiente respondió que no contaba con el permiso para llevar a cabo semejante reunión.

“Entonces decidimos ingresar. Primero los hicieron los efectivos de la UTOI (Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas) de la Provincia junto a la patrulla municipal. Cuando nos vieron pensaron que éramos parte del show. Que éramos strippers”, detalló al sitio Infobae una fuente policial.

Dentro de la finca, una de las mujeres que iba a participar en el encuentro swinger se topó con una de las policías que participó del operativo, pensó que era una más de la fiesta y le susurró: “Mirá los ojos que tenés. Me re calentás”.

“La gente no sabía qué pasaba. Uno de ellos, al darse cuenta de que no éramos strippers, nos dijo: ‘Uh, nos habíamos ilusionado’. Fue cómico y absurdo a la vez”, relataron las fuentes.

En el lugar, todos los participantes fueron notificados con el artículo 205 del Código Penal de la Nación; también se realizó un acta de constatación y se clausuró la finca. Al dueño de la propiedad se lo imputó en el Juzgado de Faltas, que determinará qué multa le cabe.

La persona que denunció la fiesta también dijo que no es la primera vez que organizan un evento de esa magnitud y que incluso los 20 matrimonios, oriundos de la ciudad de Buenos Aires, abonaron un “tour sexual” que incluye hospedaje, traslados, comidas y varias noches de diversión.

Cuando la Policía Bonaerense llegó, todos aquellos que iban a participar de la fiesta estaban cenando



Recomienda esta nota: