06/09/2021

Sucesos

IRRACIONAL

"Espero que algún día me perdonen", la carta del joven que ocultó el cadáver de su abuela por meses

El acusado de 24 años se encuentra detenido. Durante seis meses siguió cobrando la pensión de la víctima.

María Jevos, de 89 años, murió en su vivienda de la localidad bonaerense de Caseros y su nieto escondió el cadáver durante seis meses para seguir cobrando la pensión.


El caso saltó a la luz cuando los hijos de la mujer quisieron visitarla luego de que el nieto, de 24 años, les contestara con evasivas.

Jevos vivía sola en su casa de Tres de Febrero y el joven, con autorización de la familia, se mudó con ella para ayudarla.

De acuerdo con los hijos de María, en un momento el nieto empezó a tener una actitud más distante y cancelaba reuniones pactadas con la excusa del temor a que su abuela se contagiara Covid-19.

El último contacto que tuvieron los hijos con su madre fue en marzo y como el 29 de agosto el joven dejó de responder las insistentes llamadas y mensajes, sus tíos se fueron a la casa de Jevos.


Allí, en la puerta, hallaron una nota que decía: "No entres, Laura. Llama al 911. Léeme".

Al ingresar en la vivienda, encontraron el cuerpo de María sobre su cama, tapado con una frazada y en estado de descomposición.

Llamaron a la Policía y el joven fue detenido cuando se disponía a regresar a Chascomús, a donde vivía en los últimos meses y desde donde viajaba cada mes para cobrar la pensión.

En una carta a su familia, el joven confesó: "La abuela murió hace unos meses por mi culpa y no sabía cómo decirlo".

"Aparentemente contrajo COVID-19. Un día la encontré media decaída y le dije de ir al médico, pero al ser tan tarde no quería. Ese mismo día, a la noche, levantó temperatura y me la encontré tirada en el piso", relató.

Y añadió: "Posponía los días porque no sabía cómo decirlo. Decidí irme, espero que algún día me perdonen".

Respecto al estado de suciedad de la casa, aseguró que "se acumuló luego de la muerte de la abuela".

"Los primeros meses fueron difíciles y recurrí al alcohol. Esto te lo digo para que sepas que la abuela no vivió en la mugre nunca. Siempre estuvo de punta en blanco y vivió como una reina. Me gustaría contarte bien cómo fue todo pero no puedo. Un beso".



Recomienda esta nota: