10/09/2021

Sucesos

INVESTIGACIÓN

Acusan a una enfermera de robar medicamentos de un hospital y a su hermana de venderlos por WhatsApp

Detectaron un importante faltante de medicinas desde la Farmacia del centro de salud y la encargada radicó la denuncia al observar un "estado" de la aplicación de mensajes.

Una enfermera y su hermana fueron detenidas sospechadas de haber robado medicamentos de un hospital y comercializarlos a través de WhatsApp. Por orden de la Justicia policías allanaron sus viviendas y secuestraron blísters de las medicinas que habían "desaparecido" de la farmacia del centro de salud.


De acuerdo con lo manifestado por fuentes policiales y judiciales, efectivos de la Comisaría 26 de Pozo Hondo, Santiago del Estero, concretaron ayer dos allanamientos y procedieron a las detenciones de Verónica y Miriam Sánchez.

La medida fue librada por el juez de Control y Garantías de Las Termas, Dr. Silvio Sálice, a instancias del pedido del fiscal del caso, Dr. Rafael Zanni. Las mismas fuentes confiaron que la investigación se originó a partir de la denuncia de una mujer de apellido Storni, empleada desde hace 18 años del Hospital Zonal de Pozo Hondo, Jiménez.

La mujer reveló que se presentó en la dependencia policial en representación de la Dirección del centro de salud, ya que como encargada del sector de Farmacia del nosocomio, había descubierto el faltante de varios medicamentos.

Siempre en función de la denuncia, Storni señaló que las únicas dos personas que tenían llave de la oficina, son la denunciante y Verónica Sánchez, enfermera que desde hace tres años trabaja en el hospital.

Cumpliendo su función de encargada, Storni explicó que periódicamente realizaba el control de stock y vencimientos de los medicamentos, descubriendo el pasado 24 de agosto, el faltante de 50 comprimidos de Norfloxacina; 18 comprimidos de Azitromicina; otros 50 de Levotroxina sódica; 20 comprimidos de Dipirona; 1 Salbutamol en aerosol y 21 comprimidos de Omeprazol.

Además detectó el faltante de Betametasona y Diclofenac.

La denunciante remarcó que Sánchez no dejaba asentado en los registros los medicamentos que entregaba a los pacientes que concurrían.

Las sospechas de Storni comenzaron a ser más consistentes hace una semana, cuando la denunciante observó en un estado de WhatsApp de Miriam Sánchez, hermana de la enfermera, en el que ofrecía a la venta Azitromicina y Diclofenac.

Suponiendo que podía tratarse de parte de los medicamentos que habían "desaparecido" de la farmacia del hospital, envió a uno de los empleados a simular ser un comprador y las sospechas sumaron un nuevo elemento clave.

El número de lote coincidía con el de los registros de los medicamentos recibidos por el Ministerio de Salud de la provincia.

Con todos esos elementos, el fiscal Rafael Zanni solicitó los allanamientos y las detenciones, medida que fue librada por el juez Sálice.

Las hermanas Sánchez quedaron detenidas. La enfermera acusada de "hurto" y su hermana, por "encubrimiento", serán indagadas en los próximos días.


Fuente: El Liberal



Recomienda esta nota: