27/10/2021

Sucesos

INFORME DE LA AUTOPSIA

El jubilado asaltado ayer en Villa Gesell fue asfixiado con una bufanda y un cable de teléfono

La autopsia confirmó que el fallecimiento tuvo que ver con el brutal ataque de parte de los delincuentes. La víctima tenía 87 años.

El jubilado de 87 años asesinado ayer al ser atado y golpeado junto a su esposa por un grupo de delincuentes que asaltó su vivienda de la localidad balnearia de Villa Gesell, murió asfixiado con una bufanda y un cable telefónico, según determinó hoy el informe preliminar de la autopsia.
En tanto, la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, continuaba abocada esta tarde a la identificación de los autores del crimen de Basilio Mazzeo (87).
Fuentes judiciales informaron que el informe preliminar de la autopsia estableció que la víctima falleció asfixiado con una bufanda y un cable del teléfono fijo que los delincuentes le colocaron alrededor de su cuello para exigirle dinero.
Los investigadores procuraban determinar si la banda que cometió el crimen obtuvo el dato de que en la vivienda de la pareja de jubilados había dinero de un alquiler, aunque el hijo relativizó esa posibilidad.
"Hablé con la Policía y no creo que haya sido un problema de dato porque no había plata en la casa, el dinero que tenía mi papá lo manejaba mi hermana y, si hubiera, sería lo de la jubilación, pequeños montos", afirmó Gabriel esta mañana a la prensa.
Según su testimonio, la madre le refirió que al inmueble entraron dos delincuentes que fueron los que le pegaron a su marido y que otros dos cómplices se quedaron afuera.
"Se comunicaban los de adentro con los de afuera para que entraran a revisar, justo vino alguien a golpear las manos porque quería alquilar y empezó a aplaudir, en ese momento se fueron", relató Gabriel y añadió: "Lo que me dice mi madre es que ella se salvó porque vino esa mujer".
El hombre que viajó ayer por la tarde a Villa Gesell luego que le avisaron lo sucedido contó que su padre era "sastre" y que vivía "hace 20 años" en la localidad, ya que era oriundo de la Ciudad de Buenos Aires.
"Estaba con problemas de memoria, había tenido un episodio de ACV y teníamos turno para la semana que viene en Capital", dijo.
Por último, el hijo del matrimonio indicó que su mamá "dentro de todo lo que vivió, porque ella vio todo, está bastante bien y bastante contenida".
"Estamos viendo de llevarla para Buenos Aires. Mi mamá no se quiere ir pero con mis dos hermanas la tenemos que llevar porque no se puede quedar sola", concluyó.

El jubilado de 87 años asesinado ayer al ser atado y golpeado junto a su esposa por un grupo de delincuentes que asaltó su vivienda de la localidad balnearia de Villa Gesell, murió asfixiado con una bufanda y un cable telefónico, según determinó hoy el informe preliminar de la autopsia.


En tanto, la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, continuaba abocada esta tarde a la identificación de los autores del crimen de Basilio Mazzeo (87).

Fuentes judiciales informaron que el informe preliminar de la autopsia estableció que la víctima falleció asfixiado con una bufanda y un cable del teléfono fijo que los delincuentes le colocaron alrededor de su cuello para exigirle dinero.

Los investigadores procuraban determinar si la banda que cometió el crimen obtuvo el dato de que en la vivienda de la pareja de jubilados había dinero de un alquiler, aunque el hijo relativizó esa posibilidad.

"Hablé con la Policía y no creo que haya sido un problema de dato porque no había plata en la casa, el dinero que tenía mi papá lo manejaba mi hermana y, si hubiera, sería lo de la jubilación, pequeños montos", afirmó Gabriel esta mañana a la prensa.

Según su testimonio, la madre le refirió que al inmueble entraron dos delincuentes que fueron los que le pegaron a su marido y que otros dos cómplices se quedaron afuera.

"Se comunicaban los de adentro con los de afuera para que entraran a revisar, justo vino alguien a golpear las manos porque quería alquilar y empezó a aplaudir, en ese momento se fueron", relató Gabriel y añadió: "Lo que me dice mi madre es que ella se salvó porque vino esa mujer".

LA PALABRA DEL HIJO DE LA VÍCTIMA

El hombre que viajó ayer por la tarde a Villa Gesell luego que le avisaron lo sucedido contó que su padre era "sastre" y que vivía "hace 20 años" en la localidad, ya que era oriundo de la Ciudad de Buenos Aires.

"Estaba con problemas de memoria, había tenido un episodio de ACV y teníamos turno para la semana que viene en Capital", dijo.

Por último, el hijo del matrimonio indicó que su mamá "dentro de todo lo que vivió, porque ella vio todo, está bastante bien y bastante contenida".

"Estamos viendo de llevarla para Buenos Aires. Mi mamá no se quiere ir pero con mis dos hermanas la tenemos que llevar porque no se puede quedar sola", concluyó.



Recomienda esta nota: