12/11/2021

Sucesos

DEFENSA

"Me arrepiento profundamente", dijo el abogado que chocó y mató a un joven en una pelea por el tránsito

El abogado Santiago Tomás Mazzini planteó una polémica defensa, culpó a la víctima y dijo que jamás pensó en matar a alguien.

El abogado acusado de haber atropellado y matado con su camioneta a un piloto de aviones que circulaba en moto, con el que había tenido una discusión de tránsito en el partido de Vicente López, dijo que "no tuvo la intención de matar a nadie" y que se siente "arrepentido profundamente", aunque responsabilizó a la víctima de haber tenido una "conducta impropia e imprudente" porque lo había perseguido para asustarlo e insultarlo.
La declaración espontánea fue realizada por escrito por Santiago Tomás Mazzini (37) ante el juez de Garantías 4 de San Isidro, Esteban Rossignoli, en el marco de la investigación por el "homicidio simple" de Julián Gustavo Giménez (28).
"No tuve la intención de matar a nadie, esto solo ha sido un accidente de tránsito con un desenlace luctuoso no querido por nadie", dijo el acusado en el escrito que fue presentado por recomendación de su abogado defensor Juan Manuel Jordan Chelini.
Tras permanecer tres meses prófugo, Mazzini fue detenido el viernes de la semana pasada tras un allanamiento en la localidad bonaerense de Don Torcuato y luego se negó a declarar en la indagatoria ante el fiscal Gómez.
VERSIÓN
En el escrito presentado en las últimas horas, Mazzini explicó que el 4 de agosto fue a trabajar "a la AFIP Casa Central con sede en Plaza de Mayo en el microcentro porteño dado que últimamente y a raíz de la pandemia lo estaba realizando de forma remota", tras lo cual retornó a su casa a las 14.
Luego, contó que pasó a buscar a su pareja embarazada de pocas semanas en su "auto Jeep Renegade" entre las 15.15 y 15.20 en la localidad de Olivos, partido de Vicente López y fueron a una sucursal del Correo Argentino de la calle Mariano Pelliza.
"Llegando a la intersección de la calle Fray Justo Sarmiento veo como a mi izquierda y poniéndose a la par de mi auto al Sr. Giménez -desconocido por mi parte- en un estado de suma agresividad y con una violencia desmedida me empieza a insultar y reclamar de por qué lo había encerrado y no lo había dejado pasar por la derecha metros atrás, que no lo había visto a él", aseguró.
Allí, Mazzini sostuvo que le ofreció al motociclista "un gesto de saludo con el puño diciéndole 'discúlpame no te ví', yo también soy motoquero, discúlpame'".
Sin embargo, de acuerdo con su relato, Giménez no aceptó sus disculpas y siguió insultándolo "desaforado" por una situación que a su "parecer no fue para nada grave puesto que no había pasado nada".
Luego, explicó que, al llegar al cruce de la vía, disminuyó "la velocidad para pasar despacio y no arruinar el vehículo, cuando sorpresivamente" escuchó un estruendo en su lado izquierdo que "sonó muy fuerte en el habitáculo" que los hizo sobresaltar de forma imprevista logrando un "susto inmenso" a su mujer embarazada.
Según su declaración, se dio cuenta que había sido el motociclista que lo había insultado unas cuadras atrás el que le había roto el espejo retrovisor izquierdo de una trompada, por lo que decidió seguirlo "para que éste detenga su marcha y poder identificarlo".
Respecto al hecho, agregó que sucedió "en una fracción de segundos".
"Me acerco demasiado y suelto el acelerador de mi auto para inmediatamente pisar el freno y no colisionar con la moto y la misma inercia del vehículo hizo chocar la moto y que su conductor salga despedido hacia la vereda", dijo Mazzini, quien agregó que: "En ningún momento tuve intención de dañar su motocicleta ni lesionar su persona y me siento arrepentido profundamente de haber acelerado para alcanzar a esta persona para luego provocar un accidente de tránsito".
Tras el impacto, el hombre aseguró que comenzó a llamar al 911, se quedó "en el lugar más de cuatro horas", proporcionó "los datos necesarios a la Policía que se hizo presente y no se fue "a ningún lado".

El abogado acusado de haber atropellado y matado con su camioneta a un piloto de aviones que circulaba en moto, con el que había tenido una discusión de tránsito en el partido de Vicente López, dijo que "no tuvo la intención de matar a nadie" y que se siente "arrepentido profundamente", aunque responsabilizó a la víctima de haber tenido una "conducta impropia e imprudente" porque lo había perseguido para asustarlo e insultarlo.

La declaración espontánea fue realizada por escrito por Santiago Tomás Mazzini (37) ante el juez de Garantías 4 de San Isidro, Esteban Rossignoli, en el marco de la investigación por el "homicidio simple" de Julián Gustavo Giménez (28).

"No tuve la intención de matar a nadie, esto solo ha sido un accidente de tránsito con un desenlace luctuoso no querido por nadie", dijo el acusado en el escrito que fue presentado por recomendación de su abogado defensor Juan Manuel Jordan Chelini.

Tras permanecer tres meses prófugo, Mazzini fue detenido el viernes de la semana pasada tras un allanamiento en la localidad bonaerense de Don Torcuato y luego se negó a declarar en la indagatoria ante el fiscal Gómez.

VERSIÓN

En el escrito presentado en las últimas horas, Mazzini explicó que el 4 de agosto fue a trabajar "a la AFIP Casa Central con sede en Plaza de Mayo en el microcentro porteño dado que últimamente y a raíz de la pandemia lo estaba realizando de forma remota", tras lo cual retornó a su casa a las 14.

Luego, contó que pasó a buscar a su pareja embarazada de pocas semanas en su "auto Jeep Renegade" entre las 15.15 y 15.20 en la localidad de Olivos, partido de Vicente López y fueron a una sucursal del Correo Argentino de la calle Mariano Pelliza.

"Llegando a la intersección de la calle Fray Justo Sarmiento veo como a mi izquierda y poniéndose a la par de mi auto al Sr. Giménez -desconocido por mi parte- en un estado de suma agresividad y con una violencia desmedida me empieza a insultar y reclamar de por qué lo había encerrado y no lo había dejado pasar por la derecha metros atrás, que no lo había visto a él", aseguró.

Allí, Mazzini sostuvo que le ofreció al motociclista "un gesto de saludo con el puño diciéndole 'discúlpame no te ví', yo también soy motoquero, discúlpame'".
Sin embargo, de acuerdo con su relato, Giménez no aceptó sus disculpas y siguió insultándolo "desaforado" por una situación que a su "parecer no fue para nada grave puesto que no había pasado nada".

Luego, explicó que, al llegar al cruce de la vía, disminuyó "la velocidad para pasar despacio y no arruinar el vehículo, cuando sorpresivamente" escuchó un estruendo en su lado izquierdo que "sonó muy fuerte en el habitáculo" que los hizo sobresaltar de forma imprevista logrando un "susto inmenso" a su mujer embarazada.
Según su declaración, se dio cuenta que había sido el motociclista que lo había insultado unas cuadras atrás el que le había roto el espejo retrovisor izquierdo de una trompada, por lo que decidió seguirlo "para que éste detenga su marcha y poder identificarlo".
Respecto al hecho, agregó que sucedió "en una fracción de segundos".

"Me acerco demasiado y suelto el acelerador de mi auto para inmediatamente pisar el freno y no colisionar con la moto y la misma inercia del vehículo hizo chocar la moto y que su conductor salga despedido hacia la vereda", dijo Mazzini, quien agregó que: "En ningún momento tuve intención de dañar su motocicleta ni lesionar su persona y me siento arrepentido profundamente de haber acelerado para alcanzar a esta persona para luego provocar un accidente de tránsito".

Tras el impacto, el hombre aseguró que comenzó a llamar al 911, se quedó "en el lugar más de cuatro horas", proporcionó "los datos necesarios a la Policía que se hizo presente y no se fue "a ningún lado".



Recomienda esta nota: