25/01/2023

Sucesos

Policiales

Caso Fernando Báez Sosa: El fiscal Juan Manuel Dávila apuntó contra Máximo Thomsen

El fiscal pidió la pena de prisión perpetua para los ocho rugbiers acusados.

El 2 de enero de 2023 se dio inicio al juicio contra los ocho rugbiers imputados por el asesinato de Fernando Báez Sosa en los Tribunales de Dolores. El joven, que tenía 18 años al momento de morir, fue atacado a golpes a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell, y murió. 

Tras tres semanas de audiencias en las que declararon peritos, acusados y testigos, el juicio entró en su tramo final. Luego de los alegatos de la fiscalía, la querella y la defensa, que van a tener lugar desde este miércoles hasta el jueves, los acusados van a poder declarar sus últimas palabras.

Se espera que los jueces del Tribunal Oral N1 den a conocer el veredicto antes de que termine enero. Previo a comenzar su exposición en los alegatos ante el Tribunal de Dolores, Fernando Burlando habló ante la prensa.

“Estamos muy conformes con la exposición de la Fiscalía, tenemos una opinión muy similar”, manifestó. A su vez, sostuvo que él siempre tuvo el mismo discurso: “Los ocho imputados fueron los asesinos de Fernando Báez Sosa”. 

Tras la finalización de los alegatos expuestos por  la Fiscalía, el abogado defensor de los ocho rugbiers imputados, Hugo Tomei, aseguró no tener “ningún balance hecho”. “No tengo ningún balance hecho. No voy a hablar. Estamos en un cuarto intermedio”, dijo en diálogo con la prensa en la puerta de los Tribunales de Dolores. 

Ahora, el proceso seguirá con los alegatos del particular damnificado, representado por Fernando Burlando.


Te recomendamos: Caso Fernando Báez Sosa: la mamá del jóven asesinado utilizará su derecho a decir las "últimas palabras"


Dávila pidió abrir una causa por “falso testimonio” contra Juan Guarino y Nicolás Colazo

Dávila solicitó al Tribunal de Dolores que “se forme una causa por separado por el delito de falso testimonio contra Juan Pedro Guarino y Nicolás Colazo, el primero sobreseído y el segundo considerado como “el rugbier Nº11”. 

“Ellos mismos se ubicaron a metros del ataque y tan inmutados quedaron que no se acordaron de nada de lo que pasó, no tengo dudas que por una omisión mintieron”, aseguró. 

Asimismo, el fiscal pidió la pena de prisión perpetua para los ocho rugbiers acusados, bajo el delito de coautores de "homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas". 

Dávila afirmó que “fue mentira que se enteraron al otro día del ataque que Fernando estaba muerto, y eso se ve acreditado en mensajes como "caducó ","lo rompimos”, “no tenía signos vitales”, “lo re cagamos a palos pero mal”. 

En ese sentido, dijo: “La defensa dirá ‘si sabían que estaba muerto, por qué no regresaron a Zárate. No regresaron a Zárate porque estaban relajados, desinteresados. Incluso, estaban organizando una previa para esa misma noche”.

Máximo Thomsen era el líder

Al referirse a la responsabilidad de Máximo Thomsen en el crimen, Dávila dijo que, según los testigos, él era el líder “por la actitud que tenía y por ser la persona que más pegaba”.

Según la recopilación de los testimonios, Dávila reconstruyó que “dentro del boliche Le Brique se produjo una pelea, en la cual Fernando le propina un golpe de puño a Máximo Thomsen, lo cual generó en él ira y agresividad”. 

“Como consecuencia de ese golpe que recibe, egresa del lugar para pegarle a Fernando. Él era considerado el líder y, al ser agredido el líder, es que se organizan para darle muerte a Fernando”.




Recomienda esta nota: