17/10/2017

Argentina

Cristina dijo que la detención de De Vido es parte del cronograma electoral del Gobierno

La candidata a senadora de Unidad Ciudadana fue entrevistada en Telefé y sostuvo que el macrismo se opone a investigar toda la obra pública porque "los contratistas del Estado son amigos del Presidente”. Cuestionó el endeudamiento y dijo que su error fue "callar demasiado".
Ampliar (1 fotos)

La candidata cuestionó el endeudamiento del Gobierno.

La candidata a senadora por Unidad Ciudadana Cristina Fernández de Kirchner ofreció su última entrevista en televisión en el programa Morfi por Telefé a Gerardo Rozin. Allí afirmó que la decisión de la Sala II de la Cámara Federal porteña de ordenar la detención de Julio De Vido es parte de la campaña impulsada por el macrismo. También cuestionó las políticas de endeudamiento y la defensa de la Gendarmería frente a la desaparición de Santiago Maldonado del Gobierno.


La ex presidenta consideró que el pedido de desafuero y detención del diputado y ex ministro de Planificación Federal es parte del “cronograma judicial que va acoplado con el cronograma electoral” impulsado por el Gobierno y recordó que el oficialismo se negó a investigar en el Congreso la contratación de empresas para obras públicas durante los últimos años. Sostuvo que esto se debe a que “cada vez que se investiga la patria contratista, aparece un amigo del Gobierno” y subrayó que “el Poder Judicial siempre actuó en contra de nuestro gobierno”.


“Está muy bien que se investigue la corrupción” y quien esté investigado “debe dar explicaciones ante la Justicia, y dar las pruebas allí”, respondió CFK cuando fue consultada sobre la situación judicial del ex ministro a partir de la decisión de la Cámara Federal en el marco de la causa por supuesta malversación de fondos en la mina de carbón de Río Turbio. “No defiendo a nadie. Que se investigue a todos. Sólo planteo que hay una utilización del Poder Judicial como una fuerza de tareas del Gobierno”, puntualizó la anterior mandataria.


"En el Día de la Lealtad Comodoro Py trabaja a destajo", ironizó al respecto la ex presidenta, quien insistió en que "hay un manejo y utilización del Poder Judicial como una fuerza de tareas del Gobierno" y agregó en relación al pedido de detención de De Vido que "hoy Cambiemos hace el acto de campaña central que es esto".


Al ser consultada sobre las denuncias de sobreprecios durante su gestión, CFK denunció que el gobierno actual se negó a investigar en profundidad el tema, como desde la oposición habían requerido en el Congreso. Lo atribuyó a que “cuando se empieza a ver quiénes son los contratistas del Estado, te encontrás con que son amigos del Presidente”.


En ese sentido, se refirió directamente al caso de José López, el ex secretario de Obras Públicas que fue encontrado con 9 millones de dólares en su poder en un convento en la localidad de General Rodríguez el 16 de junio del año pasado. “Llama la atención que el oficialismo no quiera investigar toda la obra pública”, reiteró y remarcó que “López vivía en una casa de un empresario de la construcción aportante de la campaña de Cambiemos”, que además “aporta a la Fundación Suma de la vicepresidenta Gabriela Michetti”.


“Con Odebrecht pasó lo mismo”, destacó y apuntó directamente contra el primo del presidente, Ángelo Calcaterra, dueño de la constructora Iecsa, la empresa contratada para el soterramiento del tren Sarmiento, investigada por la justicia brasilera por posibles coimas.


Por otra parte, retrucó a Vidal por haber rechazado su propuesta de terminar la puesta a punto de los hospitales públicos que se construyeron durante la gestión del Frente para la Victoria. La gobernadora dijo que no inauguraría nuevos centros asistenciales porque hacerlo sería “una estafa”. “Hay que decirle que lleva como candidata a diputada a la partícipe necesaria de esa estafa”, lanzó Cristina en referencia a Graciela Ocaña, quien ocupó el cargo de ministra de Salud cuando el kirchnerismo inauguró algunos de esos centros asistenciales.


Hacia el inicio de la entrevista, la candidata opinó acerca de los índices de seguridad y resalto que "empeoraron todos". En ese sentido, criticó que "la gente vive mucho más insegura", pero insistió en que "la inseguridad aumentó porque hay malaria, la gente no tiene trabajo". "Las críticas que uno hace a estas políticas es porque uno ya las vio en los 90 y terminaron mal", sentenció.


La charla giró largo rato en torno a los temas instalados por los medios que más cuestionan su gestión y figura: la muerte del ex fiscal de la UFI-AMIA Alberto Nisman, la designación del ex jefe del Ejército detenido por crímenes de lesa humanidad César Milani.


La candidata a senadora nacional reiteró lo que dice en cada oportunidad que es consultada al respecto: lo que escribió en la carta que hizo pública horas después del hecho y en la que habló de “¿suicidio?”. “¿Por qué puse esa palabra, por qué dije lo que dije? Por análisis. No hay intención. Hay descripción”, dijo sin más e insistió en que no iba a agregar otros conceptos.


Al hablar de Milani recordó que su designación al frente del Ejército fue cuando no existían suficientes elementos para cuestionarlo por los casos de la desaparición del soldado Alberto Ledo y los secuestros de Alfredo Olivera y Verónica Matta. “Lo saqué (del cargo) cuando hubo más elementos” sobre esos casos, indicó y comparó esta decisión con la actitud de Mauricio Macri sobre el caso Maldonado.


“Me hubiera gustado que separara a la ministra de Seguridad (Patricia Bullrich)” por haber defendido a la Gendarmería, principal sospechosa por la desaparición del joven de 28 años tras una represión en Esquel. “Un ministro no puede ser guardaespaldas de ninguna fuerza de seguridad, lo tiene que ser de la sociedad”, definió.


Sobre el caso de Santiago Maldonado aclaró que “no pienso que el gobierno lo hizo desaparecer”, pero sí que la gestión de Bullrich se centra en una política de “meterte preso hagas lo que hagas”. “No te pueden meter preso por cualquier cosa. Yo no quiero vivir en ese país de mierda”, sentenció.


 La crítica que más enfatizó hacia el gobierno nacional fue la del endeudamiento. Al respecto citó un informe del diario BAE que da cuenta de que la Argentina tomó el 20 por ciento de la deuda contraída por todos los países. “Es la porción de deuda más grande del mundo”, definió y advirtió que a este ritmo “nos encaminamos a una crisis semejante a la del 2001” y del final del gobierno de Raúl Alfonsín. No obstante, rescató: “Estamos a tiempo de pararlo.”


En este punto indicó la importancia de votar a la fuerza política que la postula en la provincia de Buenos Aires en los comicios del próximo domingo. “Más que pensar en mí y en Unidad Ciudadana, (al votante) le pido que piense en sus hijos.”


En un tramo de la charla la dos veces jefa de Estado se habló sobre los despidos y se solidarizó con los trabajadores del canal, quienes llevarán a cabo una huelga en reclamo por la actualización de sus haberes de acuerdo con los índices de inflación, afirmó. El comentario provocó una ovación de parte de los operarios presentes en el estudio, que asimismo la acompañaron con cantos cuando se retiró del canal.


Finalmente, cuando se le pidió hacer una autocrítica, reconoció que uno de sus errores fue “callar demasiado”. “Fui bastante estúpida, pero ya no me callo más”, sentenció. Señaló que “debí darme cuenta de que Lázaro Báez fue socio de Calcaterra” y de que “la empresa de Calcaterra era de Macri”. “Fue socio en la (concesión) de las represas del Río Santa Cruz y la perdieron. Callé durante mucho tiempo –insistió- y no pienso callar más.” (Página 12, Política Argentina)



Recomienda esta nota: