29/07/2021

Deportes

TOKIO 2020

Con el santiagueño Gabriel Deck en cancha, Argentina cayó ante Esáña y se complica su clasificación

La Selección de básquet mejoró respecto de su debut, pero sigue lejos del nivel esperado.

Un inicio ilusionante, una mejora en relación al debut, pero también dos certezas: Argentina sigue lejos de su mejor versión, o al menos de aquella que lo llevó hasta la final del Mundial 2019, y España ratificó su enorme oficio y jerarquía que lo pone como un gran candidato a medalla. En la segunda fecha del Grupo C, los europeos fueron más y terminaron imponiéndose por 81-71, dejando a los de Sergio Hernández con dos derrotas después de perder por paliza en el estreno frente a Eslovenia (118-100).


En lo que se planteaba como una batalla de ritmos, España terminó ganando la lucha, llevando el juego a un ritmo lento y que desnudó las falencias ofensivas de Argentina para jugar en estacionado. Nicolás Laprovittola fue la única luz de claridad, con 27 puntos (9-14 campo, 5-9 triples) y 4 rebotes en 32 minutos. ¿El resto? Se combinó para 36,1% de campo, sumado a un total de 24 pérdidas como equipo. Sólo Scola (13) y Campazzo (10) lograron anotar en doble dígito, pero sin pesar en el desarrollo (Facu salió por faltas).

Gabriel Deck tuvo una floja actuación en ofensiva y como si fuera poco, Patricio Garino apenas pudo jugar 4 minutos tras sufrir una molestia física. Del otro lado, show de Ricky Rubio, con 26 puntos (8-13 campo, 5-6 triples), 5 tableros y 4 asistencias en 25 minutos de control total.


¿Cómo queda Argentina? Con la necesidad de ganarle a Japón en la última jornada (madrugada del domingo) para aspirar a ser uno de los dos mejores terceros que se clasifica a cuartos de final. Una cuenta potencial: si República Checa (hoy con 1-1 y -14 de diferencia) pierde por 14 o más ante Estados Unidos (1-1 y la necesidad de triunfo para aspirar a ser el mejor segundo), a Argentina (0-2, -28) le alcanzará cualquier triunfo ante los locales para clasificarse.



Recomienda esta nota: