16/03/2010

Tucumán

Tratamiento para las pilas usadas

La iniciativa, que puede llegar al Concejo Deliberante, apunta a minimizar el impacto ambiental de las baterías.

Esta semana puede llegar a ser tratado en el Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que busca separar las pilas usadas del resto de la basura y someterlas a un tratamiento que minimice los daños ambientales que causan.

La iniciativa, presentada por los ediles Raúl Pellegrini y Hugo Cabral, tiene como objetivo la creación del Programa de recolección, transporte y disposición final de pilas, micropilas y baterías usadas. Esto incluye los elementos generadores de energía que se usan en juguetes, teléfonos, relojes, linternas, radios, marcapasos, calculadoras, controles remoto y celulares, entre muchos otros. Quedan afuera de la lista las baterías de autos y de motos.

El proyecto propone que se coloquen recipientes en establecimientos educativos, en locales comerciales y en organismos públicos, entre otros espacios, que sirvan como contenedores. La idea es que usted, ciudadano, no tire las pilas en el tacho de basura de su casa, sino que lo haga en estos centros de recepción (cada contenedor tendrá una identificación y un número de teléfono para pedir que se lo retire cuando se complete).

Además, la iniciativa estipula que el sistema de transporte que se emplee no sea el mismo que el del resto de los residuos. O sea, que las pilas vayan a la disposición final en otro vehículo.

El único punto que queda abierto es qué hacer con las pilas una vez que estén en el centro de disposición final (por ahora Pacará Pintado y, en el futuro, Overá Pozo). Lo cierto es que, en el artículo cinco del proyecto, se consigna que debe ser el Ejecutivo municipal el que determine la modalidad que se empleará para la disposición final.
 



Recomienda esta nota: