23/03/2010

Tucumán

aniversario del golpe del 76

Triste final de los poderosos

Los militares que se convirtieron en los amos de la Argentina el 24 de Marzo de 1976, están pagando sus crímenes. Video de Patricio Rey y sus redonditos de ricota.

 

En un nuevo aniversario del golpe en el que usurparon el poder los militares el 24 de Marzo de 1976, es necesario hacer una recorrida sobre cuál es el destino de aquellos que fueron el emblema, amos y señores, dueños de vida y haciendas en la Argentina durante la oscura noche del proceso.

Los represores como Antonio Domingo Bussi y Luciano Benjamín Menéndez afrontan en nuestra provincia el segundo juicio oral por violaciones a los derechos humanos. En el primero, concretado por la desaparición del ex senador provincial justicialista Guillermo Vargas Aignasse, fueron condenados a prisión perpetua, sentencia que fue confirmada en su totalidad por la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal.

Ahora, Bussi y Menéndez cuentan con diez días hábiles para interponer un recurso extraordinario contra la sentencia, con el fin de que el fallo sea revisado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. 

Cuando se impuso la pena por la causa "Vargas Aignasse", el tribunal difirió el pronunciamiento sobre la forma en que deberá cumplirse la condena hasta la etapa de la ejecución, que sólo procederá cuando la sentencia, ya ratificada por la Cámara de Casación Penal, queda firme.

Precisamente, la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de diferir esta decisión permitió que Bussi continuara desde agosto de 2008 bajo detención domiciliaria, que cumple en un country de Yerba Buena. Asimismo, en el caso de Menéndez, mientras se encuentre en Tucumán para afrontar el segundo juicio oral, también cumple detención domiciliaria en la casa de uno de sus hijos que vive en Yerba Buena.

Los cabecillas del asalto al poder, Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera, cumplen prisión en distintos destacamentos militares, dependencias del Servicio Penitenciario federal o domiciliaria.

Mientras que Eduardo Ramón Agosti, quien encabezó la primera Junta Militar, murió en 1995, después de haber cumplido una leve condena a tres años y nueve meses de prisión en la histórica "causa 13", como se conoció al Juicio a las Juntas de Comandantes; Massera está en "estado vegetativo" y todo indica que Videla morirá en la prisión.

El dictador Videla espera que los tribunales orales federales fijen las fechas para que comiencen los juicios en los que deberá hacer frente a acusaciones por centenares de delitos de "lesa humanidad" que culminarán, en su inmensa mayoría, con condenas a perpetuidad.

Por su parte, el ex capellán de la policía bonaerense, Christian Von Wernich, y el ex director de Inteligencia de esa fuerza, Miguel Etchecolatz, cumplen las condenas de reclusión perpetua por la comisión de delitos de lesa humanidad durante la dictadura, en un sector especial del penal de Marcos Paz.

Los dos están alojados en celdas separadas en el pabellón destinado a represores, algunos condenados y otros procesados por violaciones a los derechos humanos.  Ese pabellón está aislado del resto de los sectores ocupados por presos comunes y son custodiados por personal del Servicio Penitenciario Federal.

Sus condiciones de detención son similares a las de los demás internos de la cárcel y no gozan de ningún beneficio ni trato especial.



Recomienda esta nota: