09/05/2010

Tucumán

Contaminación de la cuenca Salí-Dulce: todos los dardos apuntan a Tucuman

Una reunión de defensores del pueblo dice que a la laguna de Mar Chiquita la contaminan ingenios, citrícolas, papeleras, frigoríficos y cloacas sin tratamiento.

El Consejo de Defensores del Pueblo de la Cuenca de los ríos Salí-Dulce denunció en la ciudad de Córdoba los "graves problemas de contaminación" existentes en esa cuenca y en la laguna cordobesa de Mar Chiquita, al tiempo que reclamó fondos que permitan encarar acciones de recuperación.   

Durante una reunión realizada este fin de semana los miembros del organismo exteriorizaron la necesidad de contar con recursos económicos y humanos para profundizar las acciones de recuperación ambiental y del ecosistema de esa cuenca que se inicia en Tucumán y Santiago del Estero y se vuelca en la laguna Mar Chiquita, ubicada en el extremo noreste de la provincia.  

Tras recorrer la desembocadura de ambos ríos en la laguna, el adjunto de la Defensoría del Pueblo de la Nación, Anselmo Sella; el Defensor del Pueblo de Córdoba, Mario Decara; y Adrián Walker, intendente municipal de la localidad de Miramar, expusieron la situación ante el ministro de Obras y Servicios Públicos provincial, Hugo Testa.

En contacto con la prensa, Sella afirmó que "hay un problema grave de contaminación en la Cuenca, principalmente en la parte alta y media del río Salí, debido a los vertidos de los ingenios azucareros, industria citrícolas, frigoríficos y algunas papeleras" ubicadas sobre las márgenes del curso de agua.

Advirtió que "también hay contaminación por la existencia de basurales y la falta de adecuadas plantas de tratamiento de líquidos cloacales en las ciudades de San Miguel de Tucumán y Santiago del Estero", reconociendo que se trata de "un conjunto de componenetes sobre los cuales hay que actuar de manera integral".

Por su parte, Decara recomendó "elevar un alerta en relación a los daños por la contaminación que se produce en los ríos afluentes de la cuenca, tales como los desechos industriales y cloacales, el desarrollo no planificado del territorio en relación a la agricultura, la erosión, la deforestación y la existencia de basurales".

Sella agregó que si bien es cierto se han realizado trabajos de saneamiento "todavía falta mucho", porque la contaminación del río Salí "afecta principalmente el embalse de Termas de Río Hondo, ese importante centro turístico santiagueño", advirtiendo que "hay que evitar que se contamine la laguna de Mar Chiquita", adyacente a la localidad de Miramar. Fuente: Télam.



Recomienda esta nota: