02/07/2010

Tucumán

Funcionarios profundizan la lucha contra la contaminación de cuenca Salí-Dulce

Falta de redes cloacales y deficiencia en el monitoreo de la calidad del agua, factores fundamentales para el deterioro de los ríos de la región.

Con la presencia de autoridades nacionales, defensores del pueblo de todo el país y representantes de las cinco provincias que integran el Comité de Cuenca de los Ríos Salí-Dulce, se realizó durante la jornada del jueves en la localidad de Tafí del Valle una jornada de trabajo para evaluar la situación ambiental de ese importante curso de agua.  Participó del acto de apertura el ministro de desarrollo productivo de Tucumán, Jorge Gassembauer, junto a funcionarios y técnicos del Ministerio del Interior, de la Secretaría de Medio Ambiente y de la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación. También estuvieron presentes los ombudsman de la mayoría de las provincias argentinas y de distintas localidades bonaerenses, encabezados por el Defensor del Pueblo de la Nación, Anselmo Sella.

El defensor del Pueblo local, Jorge García Mena, confirmó que realizó un pedido a los funcionarios nacionales "para que haya mayor accesibilidad para los empresarios tucumanos a los programas de financiamiento dispuestos por la Nación para acceder a las tecnologías que les permitan seguir produciendo en armonía con el medio ambiente". Por otro lado, indicó que en la audiencia "se destacaron las inversiones realizadas, en el marco del Plan de Producción Limpia (PPL), por las industrias tucumanas y por la SAT, con la construcción de una nueva planta para el tratamiento de efluentes cloacales. También se acordó que habrá un mayor control para algunas fábricas que en nuestra provincia no se acogieron a este plan y que son consideradas altamente contaminantes", apuntó.

Sobre el estado actual de la cuenca, que involucra 5 provincias con 5,5 millones de habitantes, el equipo técnico de la Defensoría del Pueblo de la Nación dio a conocer un informe que abordó los factores que contribuyen al deterioro de los ríos de la región.

El estudio reveló que el 61% de la población de nuestra provincia no posee red cloacal y que no existe un verdadero monitoreo de la calidad de agua. Por otro lado, admitió que durante 2007 la instrumentación del Programa de Reconversión Industrial (PRI) provocó una disminución del 31% de la carga orgánica del Salí relacionada con el vertido de cachaza y de vinaza. Sin embargo, observó que aún está por encima del 160% de lo permitido. Según el informe, el 100% de los ingenios colocó filtros en chimeneas, y remarcó como dato llamativo, que ninguna de las empresas recurrió a los créditos del PRI para la adquisición de los dispositivos de tratamiento de los desechos industriales. 



Recomienda esta nota: