15/08/2010

Tucumán

Propietarios del ingenio La Corona serán enjuiciados por contaminación

Tres directivos de la empresa Azucarera Argentina serán procesador sin prisión preventiva. Se les trabó un embargo de un millón de pesos a cada uno.

Tres directivos de la empresa Azucarera Argentina, propietaria del ingenio La Corona (ubicado en Concepción), serán procesados sin prisión preventiva según dispuso La Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán, acusados de haber contaminado con efluentes industriales la cuenca Salí-Dulce. Además se les trabó un embargo de un millón de pesos a cada uno, quienes podrían ser condenados hasta con 10 años de prisión.

Los camaristas Raúl David Mender, Ernesto Wayar y Graciela Fernández Vecino ratificaron una resolución que ordena procesar a Enrique Fausto González, Silvio José Peluffo y Héctor Gregorio Mateos por presuntos autores responsables de violar la ley 24.051, sobre residuos peligrosos, informó el sitio primerafuente.com.

Sólo resta que el juez federal Nº 1, Daniel Bejas disponga la elevación de la causa a juicio oral por los delitos previstos en los artículos 55, 57 de la ley de Residuos Peligrosos 24.051y 200 del Código Procesal Penal, el cual fija penas de reclusión o prisión de tres a diez años, al “que envenenare o adulterare, de un modo peligroso para la salud, aguas potables o sustancias alimenticias o medicinales, destinadas al uso público o al consumo de una colectividad de personas”.

Mender, Wayar y Fernández Vecino advirtieron que los fluidos que genera el ingenio La Corona desembocan en el río Gastona, afluente de la cuenca Salí-Dulce “por lo que estaría afectando el ambiente o las personas más allá de los límites de esta Provincia…”.

Los tres camaristas rechazaron la apelación realizada por la empresa y ratificaron el procesamiento de los tres imputados tal como lo había dispuesto originalmente Bejas.

“Las aguas contaminadas llegan hasta la provincia de Santiago del Estero, con grave peligro a la salud, lo cual asevera la posibilidad de daño que requiere este delito, ya que dicha agua sirve de fuente de agua para animales, riego de hortalizas y eventualmente bebida de personas”, alegó el juez federal en su dictamen del 10 de julio de 2008.



Recomienda esta nota: