11/10/2010

Tucumán

Más de 25 mil personas tienen Certificado de Discapacidad en Tucumán

La Junta de Evaluación de la Discapacidad, a través del Siprosa, señaló la metodología que se implementa para brindar cobertura y beneficios de la forma más ágil.

En busca de integrar a los grupos sociales que padecen algún tipo de discapacidad se alinea el accionar desplegado por la Junta de Evaluación de la Discapacidad del Siprosa, quien emite el Certificado de Discapacidad y sus normativas de evaluación surgen de un organismo nacional, el Servicio Nacional de Rehabilitación. 
 
Su función se enmarca en la certificación de los diversos tipos de discapacidad: Mental, motora, visceral, visual y auditiva Su coordinadora, Hortencia Juárez señaló que este certificado es un instrumento legal que posibilita el acceso a las Prestaciones Básicas especificadas por la Ley 24.901, lo cual ley instituye un sistema de prestaciones a favor de estos individuos, contemplando acciones de prevención, asistencia, promoción y protección, con el objeto de brindarles una cobertura integral a sus necesidades y requerimientos. Tales beneficios deberán ser cubiertos en su totalidad por la obra social a la que pertenezca el afiliado. En caso de no poseer cobertura social, es el Estado quien dará cumplimiento a estas prestaciones.
 
Para poder acceder a los beneficios, es necesario que las personas que presenten una discapacidad se acerquen a la Junta (Alberdi 416, lunes a viernes de 7 a 13) con la siguiente documentación: Historia clínica de su médico tratante, donde especifique diagnostico, etiología , tratamientos efectuados y situación actual en la que se encuentra la persona afectada por la discapacidad, como asimismo exámenes complementarios que avalen el diagnóstico (radiografías, tomografías, audiometrías, etc.). En caso de imposibilidad para asistir a la evaluación, profesionales de la Junta se trasladarán al domicilio o bien al lugar donde se encuentre.
 
Una vez cumplimentada la presentación de documentación, la Junta (conformada por un equipo interdisciplinario de médico, psicólogo y un licenciado en Trabajo Social) se aboca a la entrevista personal siguiendo un protocolo donde se abordan los aspectos médicos, sociales y psicológicos. Del análisis de la documentación y de la entrevista surge el diagnóstico que se codifica de acuerdo a la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE 10) y la orientación prestacional de acuerdo a la edad y tipo de discapacidad que presenta la persona.
 
Se cuenta con cinco juntas que intervienen en el proceso de certificación. Una vez que las mismas evaluaron al paciente se emite el Certificado Único de Discapacidad, el cual es de validez nacional, a cuyo vencimiento el interesado podrá renovarlo. Este instrumento legal habilita el acceso a una serie de prestaciones y beneficios, entre los que se puede mencionar:
  • Asistencia a centros de estimulación temprana, rehabilitación, centros educativos terapéuticos, maestra integradora, centros de día. Medicación específica, de acuerdo a la discapacidad que presenta la persona.
  • Utilización del transporte público de pasajeros en todo el territorio nacional, en medio terrestre, con acompañante en los casos que la legislación así lo estipule. 
  • Trámites relacionados con el régimen de Asignaciones Familiares: Cobro de cuádruple salario familiar. Trámites en obras sociales para el reconocimiento de prestaciones con un 100 por ciento de cobertura.
  • Exención de impuestos inmobiliarios. Cupos de viviendas del IPDVU.
  • Pensiones nacionales no contributivas por discapacidad.
Actualmente fueron certificadas por la Junta de la provincia cerca de 28 mil personas, lo que no es un correlato de la cantidad específica de sujetos que padecen algún tipo de discapacidad, puesto que, mayormente por desconocimiento, muchas personas no concurren a solicitarlo. Este es uno de los motivos que propiciaron una serie de acuerdos con las comunas y municipios del interior con el objeto de facilitar la realización de los trámites de manera tal que se pueda acceder al certificado de la forma más ágil posible.
 
El contexto en números
  • El número de personas con discapacidad a nivel nacional asciende a 2.176.123 individuos, el 7,1% de la población total.
  • El 11,7% de las personas con alguna discapacidad son menores de 15 años, el 48,5% tiene entre 15 y 64 años y el 39,8% restante tienen 65 años o más.
  • El 73,9% de las personas con alguna discapacidad tiene sólo una, el 20,2% dos y hay un 5,9% que tiene tres o más. Este último caso representa el 45,4% de personas con 75 o más años de edad.
  • Entre las discapacidades más frecuentes se encuentran: En primer lugar, las motoras (39,5%). Le siguen las discapacidades visuales (22,0%), auditivas (18,0%) y mentales (15,1%). 


Recomienda esta nota: