30/04/2011

Tucumán

Los Autoconvocados levantan su "carpa de la dignidad" tras una nueva marcha

El gacebo se instaló en plaza Independencia y permanecerá allí hasta obtener respuestas por parte del Ejecutivo provincial.

Dos años de incansable lucha y aún las llamas del reclamo por reivindicaciones laborales y salariales no logran extinguirse ante la acalorada protesta expresada por los Autoconvocados de la Salud que el viernes dijeron nuevamente "presente" en las calles del microcentro tucumano.
 
Con una nutrida concurrencia, los disidentes de la sanidad aunaron su molestia para conmemorar, por un lado, el Día Internacional del Trabajador, pero, al mismo tiempo, recordar sus inicios allá por 2009 cuando expresaron sus primeras críticas al Gobierno provincial ante las condiciones deficientes en que ejercen su profesión. De esta forma, se pude ver en la plaza Independencia a numerosos referentes de diversos nosocomios locales, acompañados por agrupaciones políticas y sociales.
 
En la oportunidad, los Autoconvocados fueron un paso más adelante, y levantaron su tradicional carpa blanca en la esquina de 25 de Mayo y San Martín de la plaza, la cual mantendrán en ese lugar hasta conseguir las mejoras que ellos exigen.
 
"Este Gobierno se equivoca constantemente con sus mentiras y atropellos, sepan que aquí no están los gremios adictos sino los verdaderos trabajadores que día a día se manifiestan en defensa del hospital público", señaló Francisca Cruz, referente del Centro de Salud. Su alocución estuvo direccionada a objetar la actitud de espacios sindicales como ATSA, AME, SUMAR y UPCN que rubricaron el acta acuerdo mediante el cual la administración alperovista pudo dar por finalizada la ronda de negociaciones paritarias, siendo que desde el SITAS (núcleo gremial que acoge a los médicos disidentes) se apela al retorno de las negociaciones.
 
Por su parte, Julián Nassif, delegado del Hospital de Niños, consignó el objetivo que persiguen desde hace dos años: "Trabajo y salario digno como un derecho para todos es la consigna que nos desvela. La cual contrasta con las acciones de la Casa de Gobierno basadas en políticas de dádivas y sumisión de la persona y castigo a los que exigimos lo que merecemos", indicó en medio de aplausos.
 
Asimismo, la referente Adriana Bueno destacó que "no nos van a convencer con la estrategia de la resignación y desesperanza. Vamos a tomar nuestros derechos por las buenas o las malas en caso de que se nos lo siga negando". En torno a ello alegó que no es sólo por los incrementos salariales por los que se manifiestan sino además por la obtención de igualdades de oportunidades: "tarde o temprano nos van a tener que escuchar, quieran o no", esbozó, indicando al Palacio gubernamental.
 
Ya en el final de los discursos, una de las referencias que levantó los mayores apoyos, fue la encarada dialécticamente por el psicólogo que se desempeña en el hospital de Simoca, Federico Salas. El profesional resaltó que "la política de hambre y explotación transformará a la lanza de nuestros reclamos en una antorcha constante".
 
A su vez, cargó en duros términos contra el funcionarado alperovista al sostener que "los aumentos históricos y cifras siderales que difunden los medios adictos (se mencionó a un canal de aire local) responden a los monigotes que nos confunden con números y recetas que ni siquiera se ajustan a los niveles de inflación". Lo anterior, en clara alusión a los parámetros salariales acordados con los otros gremios en marzo pasado, mediante el cual se dispuso que ningún agente sanitario cobre menos de 2.250 pesos.
 
En tal sentido, calificó como "mentirosas" a las excusas del Gobierno que alude no poder otorgar un aumento superior al establecido en las paritarias. Salas volvió a mencionar que "si en el pasado éramos atacados con las balas, hoy somos sometidos por el terrorismos económico que ha causado más muertos que los 30 mil desaparecidos, pues el hambre hizo y hace estragos en la provincia a lo largo de los años". Por último, llamó a la ciudadanía para que apoye el reclamo médico y a los gritos exclamó: "Autoconvocate Tucumán, desde aquí te llamamos para que ardan de nuevo las antorchas". Este relato fue el puntapié inicial para la marcha que se convirtió en una marca registrada de la lucha galena desde hace ya dos años atrás. (El Siglo).

 



Recomienda esta nota: