27/05/2011

Tucumán

“La contaminación es peor que otros años”, afirman inspectores santiagueños

Los técnicos que realizaron un control sobre los cauces de ríos tucumanos dijeron que la situación es “altamente crítica” y “mucho peor de lo que se esperaba”.

Después de realizar ayer un monitoreo de casi ocho horas por ríos y arroyos tucumanos que alimentan el embalse Río Hondo, donde había cientos de peces muertos, biólogos santiagueños afirmaron que la situación “es altamente crítica” y que por la presencia de contaminantes en el agua el panorama es “mucho peor de lo que se esperaba”.
 
Este nuevo desastre ambiental fue confirmado por miembros del Comité de la Cuenca Salí-Dulce, los mismos que hace diez días habían realizado un relevamiento de esta misma zona, luego de que un vecino de Las Termas diera a conocer el hallazgo de cardúmenes enteros flotando sin vida en el arroyo Mixta, a casi 40 kilómetros de esta ciudad turística.
 
A raíz del hallazgo de peces muertos, técnicos de la Secretaría del Agua realizaron ayer un nuevo recorrido por la zona indicada y un equipo periodístico los acompañó. Tal como se presumía, en los cauces había claras señales de contaminación, con un fuerte hedor y peces sin vida en las orillas.
 
Así se tomaron muestras de los principales tributarios que reciben en gran cantidad los desechos industriales de los ingenios azucareros de nuestra provincia, curtiembres, citrícolas y de la minera Alumbrera.
 
El recorrido se extendió por más de ocho horas, transitando por las rutas 9 y 157. Ingresando por un camino vecinal de la localidad de Colonia Tinco, el móvil del organismo provincial llegó hasta el canal DP2, donde se observó a simple vista cómo numerosos bagres, sábalos y zocos flotaban sin vida en las orillas. Un olor penetrante y nauseabundo se percibía en la zona y el color del agua era verdosa grisáceo.
 
“Acá tenemos oxígeno cero; no hay vida y tenemos alta salinidad, lo que indica que hay una alta probabilidad de vinaza”, dijo uno de los técnicos, mientras medía los niveles de oxígeno al ingresar al agua la sonda multiparamétrica.
 
El ingenio Leales es el principal sospechoso de esta masiva mortandad, ya que arroja sus desechos al canal Dp2 y arroyo Mixtos, junto con los residuos de curtiembres, citrícolas y mineros la Alumbrera.
 
Otros tributarios que exhiben una imagen lapidaria son el río Colorado y el arroyo Aguas Blancas, cauces donde se depositan los desechos de citrícolas y papelera, la medición de oxígeno era de uno cuando el valor normal es de 12. “Éste es un río muerto, el olor es una mezcla de jabón y materia fecal, acá no hay vida ictícola”, explicaron. /El Liberal
 
 



Recomienda esta nota: