28/06/2011

Tucumán

Las industrias tucumanas comienzan a paralizarse tras el corte total del gas

A causa del frío y de la creciente demanda del servicio en las casas, ya rige la restricción del 100% aplicada por la Nación. Dejaron de funcionar citrícolas e ingenios.

En el marco la llegada del frío duro en gran parte del territorio nacional y, en consecuencia, el incremento de la demanda del servicio de gas en los domicilios particulares, desde el lunes rige la restricción total del suministro, aplicada por el ENARGAS, para las industrias.
 
En este sentido, en Tucumán la situación es preocupante para las industrias azucarera y citrícola, que por sus características estacionales, sufren las peores consecuencias con este tipo de medidas, paralizando su producción en plena zafra.
 
Si bien la decisión sobre el corte fue comunicada el pasado viernes, durante el fin de semana se entregó a las industrias una mínima cantidad del fluido, suficiente como para no paralizar las plantas. Sin embargo, la situación cambió el lunes, cuando la restricción se aplicó por completo. 
 
En consecuencia, varias fábricas tucumanas se vieron forzadas a paralizar su actividad, mientras que otras harán lo propio dentro de las próximas 48 horas, cuando se agoten las reservas de gas que tenían en los tanques y cañerías.
 
El gerente de GASNOR, Helio Hernández, advirtió que "esta medida se va a mantener, por lo menos, hasta el próximo viernes".
 
Por su parte, el titular de la Unión Industrial de Tucumán (UIT), Felipe Salas, señaló al diario El Siglo que “las citrícolas ya pararon, al igual que algunos ingenios, mientras que otras fábricas tienen un poco de reservas, alojadas en los tanque y cañerías, pero eso les alcanzará para un par de días”. 
 
Según Salas, "el daño económico que genera esta situación es alarmante, porque estamos en el inicio de las zafras azucarera y citrícola, que son actividades cíclicas, que trabajan apenas 180 días al año. Para los ingenios azucareros esto es sumamente perjudicial, porque cada parada y arranque de los trapiches implica desgastes y pérdidas, que sumando al conjunto, pueden llegar a ser millonarias", ejemplificó. 
 
 


Recomienda esta nota: