24/12/2012

Tucumán

Los represores imputados en la Megacausa pasarán las Fiestas en la cárcel

Los jueces del histórico juicio por delitos de lesa humanidad en Tucumán desestimaron un pedido para que los acusados tengan prisión domiciliaria por fin de año.

Culminaron por este año las audiencias de la histórica Mecagausa por delitos de lesa humanidad en Tucumán, perpetrados en el Arsenal Miguel de Azcuénaga y la ex Jefatura de Policía, acaso dos de los centros clandestinos de detención más "famosos" de la provincia. Y según se pudo saber en las últimas horas, los 41 represores imputados en el juicio deberán pasar las Fiestas en prisión, ya que no se concedió el pedido de permiso especial para obtener la prisión domicilia por Navidad y Año Nuevo.
 
El juicio comenzó hace dos meses y las 15 audiencias dejaron un buen sabor para la mayoría de los actores. También expectativas para el debate que se retomará en febrero. "Pasaron 30 testigos y tenemos un alto porcentaje de citaciones con éxito para los testimonios. Desde febrero esperamos lograr un ritmo de 20 por semana", evaluó el secretario del TOF, Mariano García Zavalía, quien adelantó que analizan sumar un día más de debate. "No podemos estimar cuándo terminará el juicio. Las partes son muy participativas y se dan muchas discusiones jurídicas. Probablemente se extienda más allá de julio", consideró en diálogo con La Gaceta. 
 
García Zavalía confirmó que los 41 imputados continuarán encarcelados. Los jueces Carlos Jiménez Montilla, Gabriel Casas y Juan Carlos Reynaga rechazaron un pedido para que pasen las Fiestas con prisión domiciliaria. La mayoría de ellos se encuentra alojado desde agosto en el penal de Villa Urquiza y el resto, en el de Ezeiza. 
 
"Comenzamos con 235 víctimas y 44 imputados. Ahora, quedaron 222 afectados y 41 imputados. Es la causa más grande que se hizo en Tucumán y una de las de mayor magnitud del país", ponderó el fiscal Leopoldo Peralta Palma. Para el letrado, lo valioso del proceso es que se está mostrando el "aparato represivo que funcionó en los 70". "Es una parte muy triste de la historia que se ha pretendido negar a través de estos años. Recién estamos conociendo la verdad de lo que pasó con los seres queridos, los vecinos o los compañeros de trabajo", reflexionó. 
 
El defensor oficial, Ciro Lo Pinto, también consideró positivo el juicio, aunque criticó cuestiones procesales. "Esta causa va por fuera de la legalidad. Llegó al TOF y en dos meses ya estamos en debate. Normalmente una causa demora en prepararse siete meses. Esto llevó a que se fije fecha de debate habiendo cosas para resolver en la Cámara de Casación Penal, como dos recusaciones a los jueces", explicó. 
 
El equipo que encabeza tiene a cargo la defensa de 37 de los imputados. Lo Pinto precisó que presentaron 32 nulidades individuales y dos generales. "Indagaron por una cosa, procesaron por dos o tres delitos y después, en el caso más grave venían requeridos por 120 hechos. Hicimos notar eso y la Fiscalía presentó un escrito de saneamiento, un paso procesal que no existe. En el caso del imputado Pedro Caballero estaba por 45 casos y quedó con uno", se quejó. 
 
La querellante por Fadetuc, Laura Figueroa, que representa a familiares de desaparecidos desde 1983, afirmó que su objetivo es histórico, más allá de las condenas. "Espero que sirva para que se conozca cómo se pergeñó la trama perversa del exterminio masivo. Lo importante es que el pueblo de Tucumán conozca todas las versiones y que, en definitiva, la Justicia refleje la historia", auguró. (La Gaceta)

 




Recomienda esta nota: