06/09/2013

Tucumán

Con una ley buscarán prevenir la discriminación en locales bailables

La legisladora Carolina Vargas Aignasse presentó un proyecto para que se concientice contra esta práctica y se anime a los afectados a denunciarlas.

A pocos días de haberse hecho público un acto discriminatorio en un local bailable de la zona de San Andrés contra personas transexuales, desde el bloque oficialista de la Legislatura provincial, bajo una iniciativa de la parlamentaria Carolina Vargas Aignasse, se presentó un proyecto de Ley que busca a que se “prevengan y concienticen contra toda forma de discriminación en actividades nocturnas”.
 
A la hora de fundar esta iniciativa, la parlamentaria sostiene que “el período de afianzamiento de las instituciones democráticas y vigencia de las garantías constitucionales, luego de la dictadura militar de 1976-1983, fue el contexto en que se sancionó la primera ley específica en materia antidiscriminatoria: la Ley 23.592 sobre Actos discriminatorios”, agregando que “esta norma garantiza el derecho de los habitantes de nuestro país a vivir en una sociedad plural y en igualdad, en sentido acorde a los principios de la Constitución Nacional, y sanciona los actos discriminatorios que se motiven en causas religiosas, raciales, de nacionalidad, ideológicas, de sexo, de opinión política o gremial o en razones económicas, sociales o físicas. La sanción de esta ley inauguró propiamente la problemática de la discriminación en Argentina, ya que implica el reconocimiento y la obligación del Estado de tener que dar respuestas a determinadas prácticas discriminatorias”.
 
El proyecto declara la obligatoriedad de exhibir en el ingreso a los locales bailables, de recreación, salas de espectáculos, bares, restaurantes u otros de acceso público, en forma clara y visible el texto del artículo 16 de la Constitución Nacional, el cual reza: “La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas”.
 
Por otra parte la iniciativa dispone que en cada local se coloque un cartel en donde los propietarios de los locales dedicados al divertimento nocturno establezca las condiciones del “Derecho de Admisión”, señalando: “Todo local bailable, de recreación, salas de espectáculos, bares, restaurantes u otros de acceso público, incluidos en la presente ley deberá exhibir claramente en el ingreso del local las condiciones de admisión del público requeridas por el titular comercial”.
 
En el mismo letrero se deberá consignar que toda persona que se haya sentido discriminada le asiste el derecho a “recurrir a la autoridad policial y/o juzgado civil de turno, quienes tienen la obligación de tomar su denuncia”.
 
Según la legisladora Varga Aignasse “en nuestra provincia se están haciendo cada vez más frecuentes los actos de discriminación en la entrada de boliches bailables, bares, restaurantes y lugares de concurrencia nocturna. Cada fin de semana se repiten los casos de discriminación”
 
“Se ha he convertido en moda, y generalmente la forma de comunicar públicamente que un boliche segrega es a través de las redes sociales (Facebook y Twitter, sobre todo). Para expresar su bronca, quienes sufrieron algún acto de discriminación crean páginas en estas redes, a las que se van sumando decenas o cientos de seguidores”, indicó la parlamentaria, al tiempo que aseguró que “los damnificados cuentan las situaciones vividas y despotrican contra los responsables de los boliches. A veces, esto anima a otros a dar a conocer nuevos casos. Sin que se vea una forma real de prevenir la situación. Se puede ver que las conductas discriminatorias más frecuentes en los boliches se relacionan con el aspecto físico (color de la piel, rostro, ropa utilizada, obesidad, uso de sillas de ruedas o muletas), la condición social y la condición sexual. Las denuncias reflejan que los empleados de los locales nocturnos impiden el ingreso a personas con determinadas características físicas: "gordas", "feas" o "negras" (de tez oscura)” fundamentó Vargas Aignasse la iniciativa.
 
"No estar bien vestidos, no dar con el perfil del lugar o el local está lleno suelen ser algunas de las excusas usadas por los bolicheros para restringir el acceso, según indica el Instituto Nacional contra la Discriminación, el Racismo y la Xenofobia (INADI)”, dijo la parlamentaria. 
 
“La única realidad es que detrás de cualquier explicación subyace la idea de que algunas personas no son ‘estéticamente aceptables’ para los dueños de los boliches” indicó la legisladora.
Finalmente sostuvo que “es nuestra obligación como parlamentarios concienciar, formar, prevenir y evitar los actos de discriminación, ya que la mayor parte de las personas que son discriminadas no realiza la denuncia por humillación, vergüenza o desconocimiento, es por ello que se hace necesario tomar cartas en el asunto y dar las herramientas al ciudadano para el pleno ejercicio y defensa de sus derechos.



Recomienda esta nota: